Proptech, la tecnología pone fin al inmovilismo inmobiliario

Cada vez son más las empresas tecnológicas que aportan soluciones para hacer más fácil la compra y gestión de casas y locales

Photo by Proxyclick Visitor Management System on Unsplash

El inmobiliario es un sector tan poco ágil como el ladrillo o el granito de las construcciones añejas. “El sector de la construcción es uno de los que ha innovado menos en los últimos treinta años”, afirma provocadora la web de Intelectium, una aceleradora de start-ups entre cuyos éxitos se cuenta Kiwi Homes, que se dedica a “fabricar casas o edificios modulares como si fueran coches”. Su propuesta, no podía ser de otro modo, se basa en la aplicación de la tecnología, un modelo que está agitando los cimientos de un sector que representa cerca del 13% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, según el Instituto de Estudios Económicos. Como en tanto otros sectores, la aplicación de la tecnología está transformando la cadena de valor del inmobiliario, facilitando la entrada masiva de nuevos agentes en el mercado y obligando a las compañías más enraizadas a buscar cómo defenderse ante la pérdida de poder frente al PropTech.

El PropTech, esa nueva fuerza que arrastra a un sector tan tradicional hacia el vórtice digital, se despliega a una gran velocidad, con enorme desparpajo a la hora de proponer soluciones innovadoras al mercado y con creciente interés entre los consumidores, ansiados del abaratamiento de costes en el acceso a la vivienda, y entre los inversores, ávidos de oportunidades con base tecnológica.

La unión de propiedad y tecnología

“PropTech se refiere a cualquier empresa que utiliza la tecnología para refinar, mejorar o reinventar cualquier servicio dentro del sector inmobiliario”

¿Y qué es el PropTech? Es la unión de propiedad y tecnología (Property and Tech, porque comenzó a utilizarse en el ámbito anglosajón allá por 2014, aunque su explosión no se produjo hasta 2018). Se refiere a aquellas start-ups y empresas que tienen como objetivo aportar, mediante el uso de tecnología, nuevas soluciones y un valor añadido adicional al sector inmobiliario. Algunas definiciones van más allá y aluden a que “PropTech se refiere a cualquier empresa que utiliza la tecnología para refinar, mejorar o reinventar cualquier servicio dentro del sector inmobiliario”.

Nos referimos a propuestas como las plataformas para la búsqueda y comercialización de viviendas en venta o alquiler como Fotocasa, Pisos.com o Habitaclia; a sistemas domóticos que permiten la gestión más eficiente de calefacción, electricidad y seguridad como en el caso de Wattio o de Libelium, que desde Zaragoza se ha convertido en un referente mundial para que los aparatos y dispositivos en el hogar se conecten entre sí aplicando el conocido como Internet de las Cosas y funcionen de forma más eficiente y sostenible; o a la aplicación de herramientas digitales que permiten democratizar el acceso a la inversión inmobiliaria y diversificar la cartera de inversión a partir de cantidades muy bajas (inversión colectiva o crowdfunding) como en el caso de Housers,Brickstarter o Privalore.

Ningún unicornio PropTech en Europa

Destaca la alianza europea, sin embargo, que ninguno de los 22 unicornios PropTech (una startup con una valuación de más de 1.000 millones de dólares) que existen en el mundo está radicado en Europa; diez son de Estados Unidos con una valoración de 70.000 millones de dólares y doce, de China con un valor estimado de 25.000 millones dólares. Es una prueba más de la lentitud con la que Europa está asumiendo los cambios y, en concreto, se debe a “la fragmentación de un mercado con 28 mercados nacionales, diferentes idiomas, habilidades, normas, procesos, marcos jurídicos... y a que en Europa hay una falta de fondos de capital de riesgo centrados en invertir en fases posteriores (series B, C, por encima de los 10 millones)”, según Idriss Goossens cofundador de la alianza PropTech House.

Aunque uno de los factores clave en su desarrollo es la regulación de su actividad en un sector tradicional, lo cierto es que el ecosistema no deja de crecer. Y por su dinamismo es no solo una amenaza para los agentes tradicionales sino un acicate para la transformación del sector en beneficio del consumidor. Finnovating celebró el 19 de septiembre la PropTech Unconference con la presencia anunciada de más de 100 CEO y emprendedores del sector, de inversores y -esto es lo más significativo- de representantes de los órganos reguladores.

En España ya hay 330 ‘start-up’ PropTech que emplean a más de 5.500 profesionales

Las empresas inmobiliarias tradicionales están tratando de encontrar la fórmula que les permita recuperar la confianza del consumidor y acercarse al cliente con productos y servicios fáciles de usar, transparentes y seguros. Son los factores con lo que han irrumpido aquellos a quienes consideran “vampiros de valor” (las PropTech) porque están drenando los ingresos de los incumbentes “con su habilidad para crear un nuevo e inmenso valor para los clientes”, en palabras de los autores de Digital Vortex, un manual para entender por qué los disruptores digitales son tan temibles para los líderes tradicionales en cualquier sector

El esfuerzo inversor y la concienciación, imprescindibles para dar el siguiente paso

Sí, es cierto. Las casas se siguen haciendo ladrillo en ladrillo y con cemento. Todavía. De momento, las tecnologías que más impacto están teniendo en el sector inmobiliario son las que mayor facilidad de adopción tienen por parte del usuario. Y ese es el meollo de la cuestión. “El uso de la tecnología no está siendo aún tan masivo en el sector; hay muchos segmentos en los que se necesita mayor esfuerzo inversor y, sobre todo, concienciación de parte de quienes trabajan y gestionan el sector desde compañías tradicionales. Hasta entonces, el impacto real de la tecnología en el sector se hará esperar”, afirma Alfredo Diaz-Araque Moro, experto en Real Estate y PropTech y representante en España de la European PropTech House. Díaz-Araque subraya “el valor de las personas, en su actitud hacia el cliente” como la verdadera revolución en el sector y cabe destacar en ese sentido la el caudal permanente de talento emprendedor hacia el PropTech.

La tecnología está aportando rapidez, sencillez y transparencia al sector inmobiliario

No es la tecnología -que está en la base de la innovación- sino una propuesta de valor basada en implementar nuevos productos y servicios y, por encima de todo, en mejorar la experiencia del usuario. “Las tecnologías que más impacto están teniendo en el sector inmobiliario son las que mayor facilidad de adopción tienen por parte del usuario”, afirma Francisco Moreno, fundador y CEO de Clicpiso.

Con las PropTech el usuario toma el mando: elige, analiza y contrata. La tecnología está aportando rapidez, sencillez y transparencia al sector inmobiliario. Está habiendo una transición de un sector históricamente opaco y con márgenes muy grandes, a un mercado más transparente, que busca mejorar la eficiencia y sabe crecer con unos márgenes más pequeños. “El Protech está permitiendo que haya ofertas conjuntas de proveedores, fomenta la verticalización de servicios y donde el cliente sale ganando con una oferta mucho más concreta, ahorrándose costes y/o tiempos de ejecución”, concluye Moreno.

 

*Artículo publicado en la revista Muy Negocios y Economía número 1

Continúa leyendo