Reflexiones que deberías hacer antes de comprar acciones

Antes de invertir en acciones, hay una serie de reflexiones que deberías hacer. Tener claro algunos conceptos previos te ayudará a poder planificar tus compras y hacer de ti un inversor con los objetivos y las ideas claras.

Hoy en día, gracias a la cantidad de información, tutoriales, cursos, y herramientas de trading, la inversión en acciones es más asequible que nunca para cualquier perfil. Comprar acciones es relativamente fácil y accesible incluso desde pequeñas cantidades de dinero. Sin embargo, no siempre sabemos muy bien por dónde empezar a la hora de invertir en acciones.

Y precisamente este desconocimiento, o la llegada a la inversión como si fuera un juego de azar o en búsqueda de grandes fortunas rápidas, es el motivo de grandes pérdidas o fracasos financieros.

Si estamos decididos a comprar acciones hay una serie de claves a tener en cuenta, sobre todo si no se tiene experiencia previa en inversión.

Si no se tiene experiencia previa de inversión, hay una serie de claves a considerar de cara a que nuestras primeras compras sean motivo de grandes pérdidas o fracasos financieros.

¿Quieres comprar acciones? Empieza por ordenar tus finanzas personales

Lanzarse a invertir en acciones o en cualquier otro activo sin tener en orden las finanzas personales es un error de bulto. En la actualidad, resulta muy sencillo invertir, y es que podemos comprar acciones prácticamente con un par de clics. Esto acerca a la inversión a muchas personas que no han realizado una reflexión previa sobre su economía personal y puede acabar realmente mal.

Poner en orden las finanzas antes de invertir significa saber el dinero que ganas, el que gastas, la cantidad que ahorras y, de ese ahorro, lo que puedes destinar a la inversión. Sin unas finanzas personales bien organizadas la inversión puede resultar un desastre.

Descubre qué tipo de inversor eres

El siguiente paso fundamental es descubrir qué tipo de inversor eres. Esto es posible averiguarlo tratando de definir el perfil de riesgo que eres capaz de asumir en la inversión. Generalmente, a mayor exposición al riesgo mayores opciones de rentabilidad, pero también de pérdida.

Por tanto, de lo que se trata es de descubrir hasta qué punto eres capaz de asumir riesgo con el dinero que estás invirtiendo. Aquí entran en juego factores como el control de las emociones para no entrar en pánico en los movimientos de mercado, o el dinero que realmente te puedes permitir perder sin que afecte de manera estructural a tu economía. Existen múltiples baremos con los que calcular tu perfil de riesgo y están disponibles de manera gratuita en muchos casos, así que no es difícil hacerlo.

¿Cómo quieres invertir en acciones?

Este es un paso crucial. Si quieres invertir en acciones eligiendo tus propias estrategias, configurando tu cartera de inversiones y seleccionando los activos en los que depositar tu confianza, es necesario adquirir formación y manejar información. La formación se adquiere a partir del estudio y el uso de herramientas como el análisis fundamental o el análisis técnico. La información a la hora de invertir en acciones se obtiene siendo capaz de interpretar señales o indicadores.

Y siempre tienes que invertir en formación en las herramientas tecnológicas que te permitirán operar. Aprender su manejo y partir de simulaciones antes de estar preparado para invertir tu propio dinero.

Todo lo anterior requiere tiempo y un esfuerzo para el que no todo el mundo está preparado. Por tanto, otra opción es invertir en acciones a través de herramientas como los fondos de inversión, más cómodos ya que no exigen el nivel de preparación y formación que la compra directa de acciones.

 

Cuando se desea comprar acciones para invertir, la reflexión previa es fundamental. Elegir aquellos activos que mejor se adapten a nuestro perfil de riesgo, saber si estamos invirtiendo a largo plazo o por el contrario vamos a necesitar liquidez relativamente pronto, y conocer nuestras virtudes y debilidades como inversores son elementos clave para acertar.

Continúa leyendo