¿Qué es una OPA?

Las ofertas públicas de adquisición son siempre noticia, aunque rara vez se explica su importancia o en qué consisten.

Soldados de asalto rodean a un oficinista
Las OPA más dramáticas son tomas al asalto de la empresa opada

Los mercados bursátiles suelen estar llenos de emociones y cierto dramatismo, dentro de su habitual ciclo frenético. Pero uno de los acontecimientos más emocionantes dentro de ellos es cuando una empresa anuncia una OPA sobre otra. ¿Y qué es una OPA? Son las siglas que corresponden a Oferta Pública de Adquisición.

¿En qué consiste una Oferta Pública de Adquisición?

Básicamente es cuando una entidad ofrece a todos los accionistas de una empresa cotizada comprarles sus acciones a un precio determinado que, normalmente, suele ser un poco superior al precio las acciones en Bolsa al hacerse el anuncio. Las acciones se suelen pagar en efectivo, aunque también es posible que se ofrezcan otras cosas a cambio, como acciones o una combinación de dinero y de acciones. El objetivo, por supuesto, es hacerse con el control de la empresa opada.

La ley establece condiciones para las OPA y la obligatoriedad de sacar un folleto oficial donde se expliquen claramente los términos en los que ésta se plantea. Además, suelen tener un plazo para desarrollarse, por lo que es posible que las OPA puedan fracasar, al no haberse conseguido el porcentaje deseado de acciones en el tiempo establecido.

¿Qué tipos de OPA existen?

Voluntarias y obligatorias (cuando la ley obliga a hacerlas una vez alcanzado cierto porcentaje de acciones). En las voluntarias suele haber condiciones, al contrario que en las obligatorias, que no las tienen.

Las de tipo toma de control, que ofrecen a los accionistas vender acciones a buen precio una vez la sociedad opante ha tomado el control de la opada.

Las de exclusión, que pretenden sacar a la empresa del mercado cotizado. Esto quiere decir que las acciones pueden salir de la Bolsa y, por tanto, es más difícil venderlas si nos quedamos con ellas, además de haber menos transparencia a la hora de gestionarlas.

Las competidoras, cuando ya se ha hecho una OPA fallida por parte de una empresa y otra segunda empresa hace otra, normalmente ofreciendo un mayor precio por acción.

Las amistosas, cuando hay acuerdo entre los consejos de administración, y las hostiles, cuando no lo hay, aunque para el pequeño inversor no existe una gran diferencia. Las OPA hostiles suelen ir acompañadas de periodos de gran dramatismo, con la empresa “atacante” sondeando a los diferentes grupos de accionistas y poniendo en cuestión públicamente a los gestores de la empresa opada, mientras que los defensores tratan a su vez de no perder el control de la empresa. Los medios de comunicación y las redes se llenan de declaraciones contradictorias y los precios de las acciones fluctúan enormemente en la Bolsa, llegando en algunos casos a superar al precio ofrecido inicialmente por los “atacantes”.

¿Qué debo hacer si soy accionista de una empresa opada?

Lo primero es mantener la serenidad y acudir siempre al folleto oficial de la OPA, que estará disponible en la web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Por otro lado, ser consciente de que las diferentes declaraciones en los medios de los protagonistas de la OPA siempre son interesadas y que las informaciones sólo sirven para complementar los datos verdaderamente imprescindibles, que son los del folleto y los hechos relevantes de las empresas opante y opada, que constan obligatoriamente en la web de la CNMV. Y, como en todo lo relativo a la Bolsa, ser consciente de que no hay nada seguro y de que podemos perder dinero, hagamos lo que hagamos en la operación.

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo