Qué hace la Comisión Nacional del Mercado de Valores

Te contamos quién es el gran guardián de la bolsa española y qué clase de vigilancia ejerce sobre los mercados

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) depende directamente del Ministerio de Asuntos Económicos y es el órgano encargado de supervisar la actividad de los mercados bursátiles españoles. Pero, ¿qué quiere decir eso? Teniendo en cuenta la volatilidad de las bolsas y la gran cantidad de elementos implicados en su funcionamiento, es una labor más amplia de lo que parece.

La CNMV se ocupa, por explicarlo en términos simples, de que la compra y venta de las acciones, así como la asignación del precio de éstas, se realice de la manera más transparente y justa posible. Dado que el valor de una acción depende de muchas cosas, incluidas las percepciones subjetivas de los operadores bursátiles, hay que hacerlo de acuerdo a una serie de normas claras, que eviten la tentación de hacer trampas en mercados donde se mueve tanto dinero en cuestión de segundos. 

Además, la CNMV establece una serie de prácticas de transparencia y buen gobierno que están orientadas, cada vez más a educar y a proteger al inversor, que puede ver cómo su dinero aparece y desaparece de manera incomprensible en operaciones y en productos financieros cada vez más barrocos. 

¿De qué nos protege exactamente la CNMV?

Dado que la actividad de los mercados de valores y los mercados secundarios dependen de multitud de factores, enumerar toda la actividad inspectora y reguladora de la CNMV daría para un libro -de hecho hay libros- pero se puede se puede resumir en lo siguiente: la CNMV se encarga de que nadie haga trampas en los mercados y para ello controla, entre muchas otras cosas, lo que te enumeramos: 

Chiringuitos financieros. Hay muchos tipos de operadores en Bolsa, pero todos tienen que estar autorizados y registrados. Los llamados "chiringuitos" son empresas fantasma que persiguen a los potenciales inversores prometiendo un retorno rápido de sus ahorros y con beneficios muy por encima de lo normal. Lo que suele ocurrir es que son empresas fantasmas que desaparecen una vez que les hemos dado nuestro dinero y que ni siquiera estaban autorizadas a operar en Bolsa. La CNMV publica periódicamente en su página web una lista de "chiringuitos" para que no caigamos en sus redes.

Manipulación de los precios de las acciones. Teniendo en cuenta la frenética velocidad a la que funcionan las bolsas, hay quien aprovecha para intentar comprar barato y vender rápido mediante "truquemos" que son ilegales. Aunque, recordemos, en principio el beneficio de las acciones se supone que es el de los dividendos que nos reportan cuando la empresa que las emite reparte beneficios. Pero en las Bolsas la gente tiene prisa y obtiene beneficios de ellas comprándolas cuando están baratas y vendiéndolas cuando están caras. Es posible forzar cambios en los precios mediante compras masivas de acciones que suelen ser muy estables, o mediante la difusión de información falsa, entre otras malas artes. La CNMV está atenta a cualquier movimiento que se salga de los patrones habituales del mercado y la sanción que te puede caer (si no la pena de cárcel) hace que el riesgo merezca muy poco la pena. 

Uso de información privilegiada. La mayor parte de las veces los administradores de una empresa tienen también acciones de ésta. Si, por ejemplo, el administrador sabe que va a publicar unos sorprendentes malos resultados la semana que viene, puede aprovechar para vender sus acciones antes de que el resto del mundo lo sepa y el precio de éstas bajen. La sanciones que se imponen en estos casos pueden ser de hasta 5 veces los beneficios que hemos obtenido por el uso de la información. Para evitar estas cosas, la CNMV obliga a que las empresas informen puntualmente de los llamados "Hechos Relevantes", esto es, de todos los acontecimientos que puedan influir en la valoración de las empresas que cotizan. Todos se publican y se archivan en su página web. Ni qué decir que el mero seguimiento de los hechos relevantes es enormemente útil a la hora de conocer el estado de los mercados y hasta de la economía española. 

¿Cómo puedo informarme más?

La CNMV tiene una excelente "sección del inversor" en su web, donde no sólo se publican las advertencias periódicas acerca de los mercados y de los chiringuitos, sino que también se dan valiosos consejos acerca de cómo desenvolverse en las bolsas, las claves de su funcionamiento y hasta se nos indica cómo hacer reclamaciones en caso de que nos sintamos víctimas de algún abuso o conducta sancionable. 

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo