Así serán los mercadillos después del coronavirus

El Gobierno aconseja una separación lateral mínima de dos metros y medio entre los puestos de mercadillos y recomienda mantener el puesto ordenado y el pago con tarjeta

Mercadillo en Arganda del Rey (Madrid)
Mercadillo en Arganda del Rey (Madrid)

El Gobierno ha elaborado una guía de buenas prácticas dirigida a la “actividad comercial en establecimiento físico y no sedentario”, esto es: para mercadillos ambulantes. Este documento ha sido elaborado por los ministerios de Sanidad e Industria, Comercio y Turismo, de cara a la reapertura comercial tras el fin progresivo de las medidas de confinamiento.
 
Los mercados de venta ambulante podrán adaptarse o mantener su actividad en los lugares donde habitualmente se celebren, siempre y cuando el espacio donde se desarrollan permita garantizar que la afluencia de personas no supera el aforo permitido según la fase de desescalamiento y que permita cumplir con los requisitos de distancia mínima de seguridad entre personas.
 
El documento también recoge que cada ayuntamiento podrá valorar, en su caso, la ampliación de la superficie destinada a los mercadillos, para poder garantizar esos espacios.

Seis metros para el paso y dos y medio entre puestos

En la guía se recomienda que la distribución lineal de los puestos en los mercadillos se realice a bastante distancia, evitando que queden unos justo enfrente de otros, intentado que estén separados por una vía de tránsito o por una distancia mínima entre ellos de seis metros y con una separación mínima de dos metros y medio entre los laterales.

Los espacios donde se celebren los mercadillos deberán estar totalmente delimitados con cinta de obra, vallas, o con cualquier otro medio que permita marcar de forma clara los límites del espacio. Comerciantes y autoridades locales se coordinarán de forma que se pueda controlar la entrada y salida de gente, evitando las aglomeraciones.

Los mercados de venta no sedentaria que no puedan mantener la actividad en un entorno cerrado o delimitado podrían trasladarse a instalaciones deportivas o de otro tipo, donde puedan adoptar medidas de control de aforo.
 
La disposición y el número de puestos en funcionamiento deben permitir igualmente el mantenimiento de la distancia de seguridad.

Guantes, hidrogel y controles de entrada y salida

En la guía se recomienda establecer un acceso para entrada y otro para la salida del recinto. En la entrada se podrá poner a disposición de los clientes un dispensador de hidrogel o cualquier otro tipo de desinfectante para su uso previo al acceso al espacio de compra.

Podrán, asimismo, facilitarse mascarillas, guantes o establecer su obligatoriedad de uso si así se considera necesario por parte del organismo competente.

En caso de picos con afluencia masiva de clientes, se impedirá la entrada al recinto y estos deberán esperar fuera, de forma organizada y guardando rigurosamente la distancia de seguridad.

Además, se garantizará la vigilancia del espacio donde se celebre el mercado durante el horario de funcionamiento, para el cumplimiento de las normas de distanciamiento social, así como para evitar aglomeraciones.

El Ejecutivo aconseja establecer cartelería informativa con las medidas de distanciamiento e higiene que tienen que adoptarse, indicando también que, si una persona manifiesta síntomas compatibles con el Covid-19, deberá abandonar de inmediato el lugar y seguir las indicaciones del personal sanitario.

Se extremarán las medidas de higiene en los puestos

Por otro lado, dentro de un mismo puesto las personas vendedoras deberán guardar entre sí una distancia mínima de dos metros, quedando restringida la actividad comercial a un único operador en caso de que las medidas del puesto no hagan posible esta separación física.

Únicamente las personas vendedoras del puesto de venta podrán tocar los productos y lo harán siempre con guantes de protección, así como mascarilla o pantalla protectora y siguiendo las instrucciones y recomendaciones de higiene frente al Covid-19.

Dentro del puesto, se recomienda evitar la manipulación simultanea de alimentos y dinero u otros medios de pago, fomentando el pago por tarjeta y extremando la limpieza del TPV tras cada uso, especialmente si ha sido manipulado por el cliente.

Según recoge la guía, los puestos de venta deben ser limpiados y desinfectados con frecuencia y mantenerlos ordenados, con los productos dispuestos de forma higiénica, adecuadamente separados por categorías y dando una imagen de limpieza segura en todo momento.

En el caso de devolución de productos, se debe realizar su desinfección o mantenerlos en cuarentena antes de ponerlos nuevamente a la venta, al tiempo que se aconseja proceder a su recogida con guantes desechables.

Continúa leyendo