CEOs ante el coronavirus / Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España

“Creemos que la ‘nueva normalidad’ no llegará hasta julio”

Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España, mira con precaución e incertidumbre el futuro tras el duro golpe asestado por la crisis del coronavirus a la industria del automóvil en España.

Roland Schell
Roland Schell / MERCEDES-BENZ ESPAÑA

Por mucho que Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España, y su empresa se prepararan desde enero para el impacto que podía tener una posible pandemia de Covid-19, no han podido esquivar el golpe. El varapalo económico que han recibido todos los sectores tras la crisis sanitaria era difícil de amortiguar, sobre todo para empresas en los que el trabajo presencial es imprescindible, como las fábricas. Aun así, el directivo ya piensa en el futuro, aunque responde con cautela y muchos condicionales la entrevista telemática que nos ha concedido. 

Schell transmite realismo antes que positivismo sin fundamento. Es respetuoso con las medidas adoptadas, pero firme a la hora de pedir acciones específicas para apoyar una de las pocas industrias fuertes de España. El futuro puede ser incierto, pero hay que avanzar con decisión. 

¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis? ¿Cómo lo estáis viviendo?

Son muchas las cosas que echo de menos; pero lo que me resulta más difícil es no poder mantener encuentros presenciales con mis compañeros de trabajo o con mis amigos. Afortunadamente las nuevas tecnologías nos permiten mantener un contacto virtual de forma rápida y cómoda que nos hace sobrellevar mucho mejor este confinamiento.

¿Le ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia?

Nuestros representantes políticos disponen de muchísima más información de la que podemos disponer cualquier ciudadano de a pie. Por ello entendemos que cualquier medida adoptada se ha tomado pensando en la salud de toda la población. Es cierto que algunas de las restricciones podrían haberse tomado antes o de otra manera; aunque insisto en que es la Administración quien conoce mejor la situación.  

¿Cuándo empezó a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa?

En el momento en el que en enero grandes empresas multinacionales anunciaban que cancelaban su participación en el Mobile World Congress de Barcelona, comenzamos a analizar las posibles consecuencias de que la crisis del coronavirus fuera declarada pandemia.  

¿Ha tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia?

Cuando la tendencia de las ventas de tus productos se reduce de tal forma que auguras una caída del 90%, te ves en la necesidad de tomar medidas drásticas. Mercedes-Benz España optó por presentar un ERTE tanto para su fábrica y almacenes como para su personal de oficina. Cuando veamos las consecuencias de la desescalada, confiamos en poder incrementar nuestra actividad comercial y en consecuencia reducir el número de afectados.

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas?

Son decisiones empresariales; si no hubiéramos tomado esta decisión, la situación económica de la empresa hubiera sido en estos momentos insostenibles. Hemos analizado en España cada uno de los puestos de trabajo, así como las circunstancias de cada uno de los empleados.  

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

Sin lugar a dudas, el principal cambio ha sido, en la medida de lo posible, la implementación del teletrabajo de forma generalizada. Nos estamos acostumbrando a las reuniones telemáticas, a mejorar la planificación de nuestras agendas de trabajo. 

“El principal cambio ha sido la implementación del teletrabajo de forma generalizada”

¿Ha podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones?

Estamos hablando de una de las industrias más importantes del país de la que dependen muchos puestos de trabajo. Es urgente aprobar un plan contundente que ayude por una parte a la producción nacional y por la otra sirva para reactivar el mercado cuando la actividad vuelva a su normalidad. 

Desde ANFAC [Asociación Nacional de Fabricantes de Coches y Camiones] se está informando a la Administración que se precisa de un plan de choque para que las consecuencias de la crisis sean las menores posibles y reactive la demanda. Se precisa en estos momentos una mayor flexibilidad laboral para acompasar la vuelta a la actividad y que permita adaptar de forma casi inmediata la producción a la demanda real tanto interna como externa. Otro aspecto fundamental es la necesidad urgente de un plan de impulso a la demanda, que no solo prime a vehículos cero emisiones, sino que también a otras propulsiones para renovar el parque con vehículos más eficientes. 

“Se necesita urgentemente un plan de impulso a la demanda, que no solo prime a vehículos cero emisiones”

¿Cómo cree que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad?

El sector de automoción es uno de los sectores de la economía española que más está sufriendo las consecuencias de la pandemia. No solo la totalidad de las fábricas españolas ha presentado un ERTE, sino que también las actividades comerciales propias de los concesionarios se han visto afectadas por el confinamiento.

No será hasta la denominada “nueva realidad”, que auguramos para julio, cuando tengamos abiertos todos los concesionarios; hasta entonces la afluencia de interesados a las instalaciones será muy lenta. Sin lugar a dudas tendremos que encontrar una estrategia de comunicación que anime a visitar las concesiones. Confiamos que antes de fin de año podamos ver los primeros resultados positivos de nuestra estrategia comercial. 

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Cuando se reanude la actividad comercial estamos convencidos de que los hábitos de compra también van a presentar cambios. En Mercedes-Benz España estamos estudiando las posibles consecuencias de esta nueva realidad: estamos inmersos en un análisis de todos los procesos comerciales para “virtualizar” nuestra atención al cliente en lo referido a consultas, citaciones, etc. Confiamos en alcanzar en primavera de 2021 una actividad comercial próxima a la registrada antes de la pandemia.

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020? 

Probablemente la que más me ha satisfecho ha sido la increíble reacción de toda la plantilla. Han demostrado en todo momento su profesionalidad sabedores que el estado de alarma iba a trastocar por completo su zona de confort. El teletrabajo y las reuniones virtuales están siendo unos de los protagonistas del confinamiento. Todos nos hemos adaptado a esta nueva manera de trabajar casi de forma inmediata, que, sin lugar a dudas, ha venido a quedarse. 

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo