De fabricar telas a una de las compañías tecnológicas punteras del mundo: esta es la historia de Samsung

El gigante tecnológico tuvo unos comienzos difíciles.

Sinónimo de alta tecnología y diseño elegante, es difícil creer que Samsung una vez fue una tienda de comestibles que comercializaba productos locales en Corea del Sur. Durante su viaje para convertirse en la segunda compañía de tecnología más grande del mundo, con unos beneficios anuales de 41.000 millones de euros en 2020, se ha enfrentado a juicios, acusaciones y reveses empresariales. Esta es la increíble historia de Samsung, desde sus humildes comienzos hasta el dominio de la tecnología global.

Duros comienzos

Samsung fue fundada en 1938 por Lee Byung-Chull, un empresario local que abrió una tienda de comestibles en Daegu, Corea del Sur. La tienda vendía fideos, pescado seco, frutas y verduras y otros productos locales en la ciudad y sus alrededores y exportaba algunos productos a China.

Después de la Guerra de Corea, a principios de la década de 1950, Byung-Chull expandió el negocio de comercio de comestibles a textiles, abriendo la fábrica de lana más grande del país. En ese momento, Corea era uno de los países más pobres del mundo y Byung-Chull ayudó a reconstruir la economía de su nación al contribuir a la industrialización.

Boom tecnológico

Sin embargo, no fue hasta 1969 cuando Samsung se metió de lleno en la industria de la electrónica. Uno de sus primeros productos electrónicos fueron los televisores en blanco y negro, que comenzó a exportar a Panamá en 1971. A mediados de la década de 1970, Samsung fabricó lavadoras y frigoríficos, antes de crear, y producir en masa, televisores en color.

En 1974, Samsung Electronics adquirió Hankook Semiconductor, lo que convirtió a la compañía en líder del mercado de chips a principios de la década de 1990 y mantuvo su posición como el fabricante líder mundial de semiconductores. Hoy en día, incluso la mayoría de los iPhone de Apple, el archirrival de los teléfonos Galaxy de Samsung, usan chips de Samsung.

Problemas legales

A pesar de la sentencia condenatoria por infracción de derechos de autor, en 2013 Samsung fue nombrada como la compañía de tecnología más grande del mundo por la lista anual Fortune 500, que clasifica a las corporaciones más grandes del mundo por ingresos. Samsung se colocó cinco niveles por encima de su rival Apple, alcanzando unos ingresos de 179.000 millones de euros y unas ganancias de 21.000 millones ese año. Unas cifras que han ido aumentando conforme la compañía ha continuado creciendo y abriéndose a nuevas innovaciones tecnológicas, como el último modelo de su gama Galaxy, un teléfono plegable.

A pesar de estar cargada de controversias, escándalos y reveses a lo largo de los años, Samsung es ahora la decimoquinta empresa más grande del mundo, con unos ingresos por ventas de 225.000 millones de euros. Ahora al año, Samsung obtiene más de 40.000 millones de euros de beneficio neto, y posee 293.000 millones en activos financieros, con una capitalización de mercado de 326.000 millones, unos números que no están mal para una empresa que empezó con un solo empleado vendiendo pescado seco en Corea del Sur.

Continúa leyendo