De Mickey Mouse al ‘streaming’: Así es cómo Disney se ha convertido en la mayor factoría de animación del mundo

Sus contenidos siguen siendo masivamente consumidos en todo el mundo.

disney
iStock

Hace poco, la célebre película de animación Avatar ha logrado alzarse con el título de película más taquillera de todos los tiempos después de ser relanzada en China recientemente. Después de su estreno en 2009, la épica cinta ganadora de múltiples premios Oscar, fue también la más taquillera durante una década, hasta que se estrenó Marvel's Avengers: Endgame.

Esto supone una buena noticia para su director, James Cameron, pero también para el gigante del entretenimiento Disney, que compró los derechos de la película a Fox en 2019. De hecho, Disney también compró los derechos de Avengers: Endgame al mismo tiempo, y también posee los derechos de la tercera película más taquillera de todos los tiempos: Titanic. Del nacimiento de Mickey Mouse a la revolución del streaming, aquí te contamos cómo Disney se ha convertido en la mayor factoría de animación del mundo.

Al borde de la desaparición

Antes de crear uno de los estudios de animación y productoras cinematográficas más grandes y exitosos del mundo, Walt Disney experimentó un enorme fracaso. En 1922, su primera incursión en la industria terminó mal, ya que el estudio que había fundado con su hermano en Kansas City, contrajo deudas enormes y Disney tuvo que declararse en bancarrota. Disney, lejos de rendirse, se mudó a California con su hermano Roy y empezó de nuevo fundando Disney Brothers Studio. El resto es historia

Walt Disney se convirtió en la figura más importante de la industria de la animación de Estados Unidos, y los dibujos animados que produjo todavía son masivamente consumidos a día de hoy. Disney tiene el récord de más premios de la Academia, con un total de 26 premios Oscar. Sin embargo, Disney no se quedó en las películas y dirigió su empresa con un olfato empresarial y de la innovación muy adelantados a su tiempo.

Disneylandia y Disney+

La apertura de Disneyland en California en 1955 fue un momento decisivo para la compañía, del que fue testigo el propio Walt Disney. Los dibujos animados de Disney tuvieron éxito comercial, pero solían ser muy caros de hacer, por lo que Disneyland y los parques temáticos que lo siguieron representarían la fuente de ingresos más lucrativa de todo el imperio.

Con el paso de los años el mundo ha ido cambiando, y las formas de entretenimiento también. Ahora, los dibujos animados emitidos en la televisión tradicional son cosa del pasado, pero Disney ha sabido adaptarse perfectamente a los nuevos tiempos. Disney+, es el servicio streaming de la compañía, y nació hace menos de 2 años, sin embargo, ya tiene más de 100 millones de suscriptores en todo el mundo, un número que Netflix tardó 10 años en alcanzar. Si bien Netflix se encuentra actualmente en el primer lugar con más de 200 millones de suscriptores, habiendo agregado 100 millones en apenas de cuatro años, se pronostica que Disney + superará a su rival y se convertirá en el servicio de streaming más grande del mundo para 2024. Con contenidos clásicos y creaciones propias e innovadoras, Disney está muy lejos de ser algo del pasado, y continúa marcando el presente de millones de niños en todo el mundo.

Continúa leyendo