CEOs ante el Coronavirus / Luis Bardají, Gabor Balogh, Ramón Castro, fundadores de Trucksters

“En un escenario de incertidumbre es clave mirar alternativas al plan que se está desarrollando”

Luis Bardají, Gabor Balogh, Ramón Castro, fundadores de la 'start up' Trucksters, nos hablan de cómo ser una empresa tecnológica y de transporte les está ayudando a lidiar con la crisis del coronavirus.

Luis Bardají, Gabor Balogh, Ramón Castro
Luis Bardají, Gabor Balogh, Ramón Castro / Trucksters

Luis Bardají, Gabor Balogh, Ramón Castro, fundaron Trucksters tras conocer las condiciones de trabajo de los camioneros en un viaje por Europa. Su empresa, una start up que usa la Inteligencia Artificial y el Big Data para optimizar el transporte de mercancías por carretera. Tucksters cumple dos de los requisitos que parecen haber sido de un pequeño alivio para las empresas en la crisis económica provocada por el coronavirus: dedicarse a un servicio esencial y ser una empresa tecnológica

Transmiten optimismo pese al incierto futuro. Destilan cierto orgullo por su flexibilidad como empresa joven y digital, que ven como una de las claves para superar esta crisis. Y, por supuesto, creen esencial contar con un equipo con talento para salir victoriosos del inesperado presente que nos ha tocado vivir. 

¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis?

El transporte de mercancías por carretera está siendo uno de los sectores protagonistas de esta crisis, ya que el flujo de camiones está resultando determinante para que lleguen los suministros, principalmente, a supermercados y farmacias. Nosotros hemos visto un cambio respecto al transporte y hemos tenido que reducir los camiones de transporte en seco y aumentar los camiones de transporte en frío, que son los que están moviendo la mayoría de mercancías.

¿Les ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia? 

Ninguno de los tres pensábamos que el Covid-19 podría afectar tanto a todo el mundo, pero estamos convencidos de que podremos acabar con la pandemia pronto, gracias a la labor de médicos, enfermeros, investigadores y otros muchos profesionales más anónimos, como los conductores de camión. 

¿Cuándo empezaron a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa? 

El transporte de mercancías suele ser un buen termómetro para la economía en general. Hemos notado un cambio rápido, como decíamos. El abastecimiento de productos para supermercados y farmacias se convirtió desde el principio en la prioridad, y otros productos rápidamente perdieron volumen, como fue la industria automotriz y textil. A nosotros nos han llamado empresas del sector de la alimentación para hacer uso del método Trucksters. Trabajamos con un software de Inteligencia Artificial y Big Data que nos permite optimizar los trayectos de los camiones, mejorar tiempos de entrega, reducir costes y mejorar la vida de los conductores gracias a los relevos, entre ellos, con el objetivo de que puedan dormir en sus casas.  

¿Han tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia?  

En Trucksters somos un equipo de 15 personas y todos nosotros hemos estado trabajando desde casa. Nuestra tecnología y nuestra metodología de trabajo ya estaba adecuada, y manejar todas las operaciones en remoto, incluida la documentación, ha sido algo que hemos llevado siempre en nuestro ADN, incluso antes de la crisis.

Como empresa de reciente creación, es muy importante controlar los costes. Un buen consejo que nos dieron hace tiempo fue que, como directivos, muchas veces controlamos más los costes que los ingresos, por lo que siempre hay que tener muy presente el flujo de caja. En este sentido, estamos actualmente analizando opciones de reducción de gasto adicionales, pero, en cualquier caso, debido a que seguimos viendo oportunidades de negocio, la plantilla de verse afectada sería lo mínimo posible. Necesitamos a todo el equipo a la máxima velocidad en estos momentos. 

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas?

Lo más importante es mirar por la viabilidad del proyecto y esto implica, como no puede ser de otra manera, mirar los costes. De todas formas, los gestores tienen que tener muy presente qué tipo de proyecto están montando. En una start up de alto crecimiento es clave contar con el mejor talento, y el mejor talento no sólo se preocupa por sus salarios, sino que se preocupa también por estar en proyectos ganadores. Las medidas que estamos analizando van en ambos sentidos, un muro defensivo, de reducción de costes que asegure la viabilidad de la empresa, pero también mantener una mentalidad de ataque, aprovechando todas las oportunidades que hay. Siempre que se pueda, aconsejamos tomar decisiones que estén alineadas con el ADN de la empresa. 

¿Qué otras medidas alternativas al ERTE se podrían/ o están llevando a cabo? 

Cuando se plantea un escenario de incertidumbre, a pesar de lo buenas que puedan ser las perspectivas de cada uno, es clave mirar alternativas al plan que se está desarrollando. Nosotros miramos muchas alternativas que las activaremos en caso de que las consideremos necesarias. Alternativas como búsqueda de financiación por canales no tradicionales en una start up, como los préstamos, o alternativas de modelo de negocio que tengan un flujo de caja más positivo, pueden ser opciones que ayuden a que la situación impacte lo menos posible en la moral del equipo, que es clave para el éxito de cualquier proyecto ambicioso.  

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

Desde el primer momento quisimos solidarizarnos con el sector y decidimos dejar a precio de coste los trayectos de cada ruta que opera con camiones que transportan bienes y productos de primera necesidad (alimentos, medicamentos, productos de higiene), con el fin de facilitar la cadena de suministro a los diferentes supermercados y productores.  

¿Han podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones? 

Estamos analizando los préstamos ICO para entender si puede ser una solución para reducir la incertidumbre que hay actualmente. 

¿Cómo creen que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad?

Consideramos que ahora se está viendo aún más la importancia que tienen los conductores de camión. Como servicio esencial, han estado trabajando duro desde el principio, a pesar de haber encontrado dificultades por el camino como estaciones de servicio cerradas, pocos baños, cierre de hoteles, etc. 

Esperemos que después de esta crisis haya más empresas que cuiden a los conductores. Además, el sector se preocupará más por eficiencias operativas. Por estas dos razones, creemos que nuestro servicio de transporte basado en un sistema de relevos ganará más tracción.

Para nosotros, los conductores de camión son los auténticos héroes de las carreteras, de ahí que decidimos lanzar Trucksters hace poco más de dos años para mejorar sus condiciones de vida. La vida de un conductor de camión implica largas jornadas de trabajo, pocos descansos, inseguridad, largos periodos de tiempo sin ver a las familias. Los relevos que proponemos en Trucksters hace que los conductores trabajen las mismas horas, pero con la ventaja de poder pasar más tiempo en sus casas descansando y con sus familias.  

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Somos un startup en crecimiento, nuestro objetivo es continuar aportando nuestro servicio a los sectores que nos necesitan, contratar más gente en nuestro equipo y que más empresas confíen en nosotros para llevar sus cargas. 

¿Han aprendido algo de esta crisis o sacan alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020?  

Por supuesto, nosotros esperamos que por fin se reconozca la labor que hacen los conductores de camión y que más empresas se unan a nosotros para mejorar sus condiciones laborales.  
Además, hemos visto que las empresas que están más digitalizadas están consiguiendo afrontar la situación mejor. Nosotros somos nativos tecnológicos, por lo que trabajar en remoto es parte de nuestro ADN. Esta crisis llevará a la industria del transporte en la misma dirección. 

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo