España y Portugal buscan reactivar el turismo mientras los consumidores piden unidad de acción

Turismo de Portugal lanza la iniciativa del sello ‘Clean & Safe’, España elabora un protocolo propio y las organizaciones de consumidores europeas piden políticas comunes de reembolsos y garantías en el turismo.

Un crucero de pasajeros llega al puerto de Las Palmas de Gran Canaria
Un crucero de pasajeros llega al puerto de Las Palmas de Gran Canaria

Turismo de Portugal ha creado un sello para distinguir las actividades turísticas que cumplen los requisitos de higiene y limpieza que prevengan la transmisión del Covid-19 y de otras posibles infecciones, para evitar los recelos de los posibles turistas a la hora de viajar al país vecino.

Este reconocimiento, llamado “Clean & Safe” (limpio y seguro en inglés) es válido por un año, gratuito, opcional y puede ser solicitado a través de Internet. Asimismo, exige la implementación en las empresas de un protocolo interno que, de acuerdo con las recomendaciones de la Dirección General de Salud, asegure la higiene necesaria para evitar riesgos de contagio y garantizar los procedimientos más seguros para el funcionamiento de las actividades turísticas.

Turismo de Portugal, en coordinación con las autoridades locales, realizará auditorías aleatorias a los establecimientos adheridos. Con esta medida, la autoridad nacional pretende transmitir a las empresas información sobre las medidas mínimas necesarias de higiene y limpieza de los establecimientos. Igualmente, tiene el objetivo promocionar Portugal como destino seguro con una acción coordinada por parte de todas las empresas del sector.

España elabora un protocolo unificado y seguro

En nuestro país, el Instituto de Calidad Turística Española (ICTE), coordinado con la Secretaría de Estado de Turismo, ha llevado a cabo una acción similar. El ICTE, en colaboración con el Sector Turístico y Sanitario está trabajando en la elaboración del protocolo y las especificaciones técnicas que permitan a los establecimientos y a destinos turísticos normalizar la actividad de los mismos, una vez finalice el estado de alarma y se inicie la desescalada por parte del Gobierno.

De esta manera, el turismo contará con una herramienta que permita la implantación de una serie de protocolos higiénico-sanitarios, lo que se traducirá en una disminución drástica de riesgos frente al virus.

“Debemos trabajar en el cómo, para que cuando nos digan el cuándo estemos preparados y a punto”, dijo Isabel Oliver, Secretaria de Estado de Turismo al participar de la presentación del Proyecto Nacional de Especificaciones Técnicas y Sello de Garantía para la Prevención de la COVID-19. El ICTE sumará a su trabajo en este protocolo a las aportaciones de las patronales empresariales, los sindicatos, las autoridades sanitarias y las administraciones públicas. La intención es que a mediados de mayo puedan presentarse para su aprobación ante el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Un país, una reclamación

Mientras, las organizaciones que pertenecen a Euroconsumers en España, Bélgica, Italia y Portugal solicitan al Consejo de Turismo de la Unión Europea que se tomen medidas europeas coordinadas y armonizadas en todos los países para asegurar que tanto los consumidores como las empresas puedan hacer frente a las dificultades causadas por la crisis del coronavirus.

Estas organizaciones, entre las que se encuentra la española Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), destacan que la legislación europea sobre cancelación de viajes y reembolso "es bastante clara", estableciendo la devolución completa para cancelaciones por causas extraordinarias, como es el caso de la crisis del coronavirus.

Mejor devolución que un bono

Además, consideran que si se da la opción de un bono en lugar de reembolso, aceptar esta opción debería ser elección del consumidor, algo que, señalan, ha sido confirmado en las instrucciones que ha ido actualizando la Comisión Europea, aunque algunos usuarios se ven obligados a aceptarlos.

Por otro lado, critican que los Estados miembros están adoptando medidas de emergencia que difieren de un país a otro y que, en ocasiones, contradicen la legislación europea, lo que "confunde a los consumidores europeos" que "no pueden discernir" sobre sus verdaderos derechos.

Coincidiendo con la celebración del Consejo de Turismo y Transporte esta semana, Euroconsumers ha hecho un llamamiento a que se armonicen las medidas, aún siendo conscientes de las "enormes dificultades a las que se está enfrentando el sector turístico" y comprenden que necesiten "apoyo", pero también que ha tenido consecuencias para los consumidores.
Así, también solicita a los líderes europeos que garanticen la liquidez de agencias, organizadores de viajes y aerolíneas para que puedan reembolsar el dinero a los consumidores y proteger sus derechos.

No obstante, Euroconsumers se muestra "dispuesta" a aconsejar a los consumidores que aceptaran bonos, si su economía lo permite, pero siempre y cuando esté garantizado que los bonos cuentan con respaldo suficiente para ser compensados en el futuro, es decir, protegidos de la insolvencia y que den flexibilidad para su uso o reembolso futuro.

Continúa leyendo