“La hostelería está acostumbrada a reinventarse, es un sector creativo y flexible”

La hostelería y el ocio han sido uno de los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus, da fe de ello David de la Heras, general manager del Teatro Kapital.

David de las Heras
David de las Heras / GRUPO KAPITAL

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha sido un shock mundial. Las consecuencias económicas pueden provocar un espasmo aún mayor. El golpe ha sido tan contundente para sectores como el ocio que, a directivos del gremio como David de la Heras, general manager del Teatro Kapital de Madrid, les cuesta ser optimistas. Pese a todo, en la entrevista telemática que nos concede, ve algo de luz en el pozo negro en el que está sumido uno de las principales fuentes de riqueza de la economía española.

Para De las Heras, uno de los mayores trastornos puede que sea adaptarse las nuevas normas de distanciamiento social ya que como él dice: “hemos aprendido lo importante que es tomar una caña con los amigos, cantar y bailar para ser felices, porque somos tan frágiles que un simple virus ha sido capaz de poner, en tiempo récord, al mundo de rodillas”. 

¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis? ¿Cómo lo estáis viviendo?

Nunca pensamos tener que enfrentarnos a una crisis de estas magnitudes, era impredecible un escenario como el actual, ¿cómo podíamos imaginar que pasara algo que nos hiciera cerrar nuestros negocios sin previo aviso, de la noche a la mañana? Lo peor, sin duda, ha sido la incertidumbre de no saber cuándo podremos volver a abrir y, por tanto, no poder calcular cómo nos va a afectar esta situación. Creo que la falta de liderazgo en la toma de decisiones está provocando inestabilidad e inseguridad en las expectativas de reabrir muchos negocios.

¿Le ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia?

No creo que nadie estuviera preparado para unas consecuencias tan devastadoras, que atacan especialmente al sistema productivo de España. Desde hace muchos años, la actividad de negocio española está muy centrada en el sector servicios y en el turismo, sustentados por el clima, la gastronomía y el ocio. Esta pandemia que ha atacado especialmente a nuestros mayores, después atacará especialmente a nuestro modelo productivo y a uno de los mayores motores de nuestra economía, el turismo, y eso tendrá unas consecuencias bastante graves, que tendremos que aprender a sobrellevar. 

¿Cuándo empezó a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa?

Con las primeras noticias ya empezamos a notar cierto freno en las ventas en meses atípicos, y que se materializó las últimas semanas antes del cierre por voluntad propia de la empresa, puesto que fuimos de las primeras discotecas de España que cerraron motu proprio, antes de decretarse el estado de alarma. 

“Fuimos de las primeras discotecas de España que cerraron ‘motu proprio’, antes de decretarse el estado de alarma”

¿Ha tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia? ¿Qué otras medidas alternativas al ERTE se podrían/ o estáis llevando a cabo?

Ante la incertidumbre de cuando podríamos abrir, la única solución de garantizar unos ingresos mínimos para nuestros empleados fue acogernos a un ERTE, nuestro sector ha sido de los primeros en cerrar y tenemos claro que seamos de los últimos en abrir.

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas? 

En hostelería somos una familia, porque el éxito depende muchísimo del trato al cliente y de cómo le hacemos sentir. Nuestro CEO, Luis Miguel López, convocó en seguida un gabinete de crisis para buscar la mejor forma de salvaguardar el mayor activo de nuestra empresa, que son sus empleados. Hoy podemos decir que ha sido la situación más difícil a la que Grupo Kapital se ha tenido que enfrentar en sus 50 años de vida. 

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

El motor principal de una discoteca es estar con tus amigos, y durante este confinamiento es lo que más hemos echado de menos. Nuestra misión es convertirnos en el espacio más seguro para hacerlo y para ello hemos desarrollado un completo plan higiénico-sanitario, en el que llevamos semanas trabajando, con todas las medidas a nuestro alcance que garantice la seguridad de nuestros empleados y clientes.  

“Ha sido la situación más difícil a la que Grupo Kapital se ha tenido que enfrentar en sus 50 años de vida”

¿Ha podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones?

Hemos intentado todo lo que está a nuestro alcance: los protocolos son muy rígidos y muchas empresas se han quedado fuera de estas ayudas. Nos pudimos acoger al ERTE para los empleados como única alternativa para garantizar unos ingresos mínimos para los trabajadores, no encontramos otra opción. De momento, seguiremos intentando adaptarnos a las medidas que impongan, buscando cómo desarrollar nuestro negocio cumpliendo esos protocolos que llegan de las administraciones y manteniendo siempre la máxima seguridad para clientes y empleados. 

¿Cómo cree que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad?

Tendremos más necesidad de ocio y de estar con nuestros amigos que nunca. Será difícil de prever cuanto tiempo tardaremos y cómo afectará a la manera de relacionarnos, lo que tengo claro que seremos lo primeros en adaptarnos porque es un sector acostumbrado a reinventarse, un sector muy creativo y flexible. Todo será diferente, pero nos acostumbraremos a divertirnos en seguridad y eso será lo que haremos. 

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Reduciendo todos los gastos posibles hasta que podamos abrir, nuestra actividad no permite buscar otras vías de negocio.

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020?

Que lo importante no son las cosas materiales, sino las personas, que la tecnología puede ser de ayuda, pero en el fondo, todo gira en torno a nosotros y que la unidad de las personas es muy importante para luchar frente a amenazas comunes como esta. Por muy comunicados que estemos a través de las redes sociales, nunca podrán sustituir el abrazo de un amigo. El mundo se ha parado cuando hemos tenido que renunciar a lo esencial de la vida. Hemos aprendido lo importante que es tomar una caña con los amigos, cantar y bailar para ser felices, porque somos tan frágiles que un simple virus ha sido capaz de poner, en tiempo récord, al mundo de rodillas. 

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo