La empresa post-coronavirus / Juan Carlos Martínez, CEO de Eliance Global Service

“La pandemia ha provocado un cambio de operativa que ha beneficiado la comunicación”

Juan Carlos Martínez, CEO de Eliance Global Service, prefiere mirar al futuro y pensar en lo que se puede aprender de la pandemia de coronavirus que quedarse lamentándose por las oportunidades perdidas.

Juan Carlos Martínez
Juan Carlos Martínez / Eliance Global Service

Juan Carlos Martínez, CEO de Eliance Global Service, parece que no tiene una mala palabra para nadie, ni siquiera cuando hace una crítica. El máximo responsable de la empresa de transporte aéreo se fija sobre todo en las oportunidades y lecciones positivas que se pueden sacar de la pandemia: “Paradójicamente, este comienzo de 2020 nos tiene que devolver la confianza en el futuro”. 

Esa habilidad de intentar ver el lado positivo de las cosas es el común denominador en la entrevista que nos concede telemáticamente. Habla de cosas que parecen una quimera, pero enseguida señala que hay quién lo ha conseguido hace años. Se acuerda de como cosas que parecían imposibles hace solo unos meses, ahora se ha demostrado que ayudan a la empresa. Martínez no se queda en el pasado, pero para nada se olvida de él. Parece que es imprescindible a la hora mirar al futuro.

¿Qué es para usted la nueva normalidad?

Entiendo que la definición es una forma de recordarnos la necesidad de seguir unas pautas de comportamiento que nos permitan recuperar la actividad económica y social lo más rápidamente posible. Aunque tiene una componente social clave, en las empresas adquiere un carácter especial que exige una serie de procedimientos y protocolos que, en muchos casos, se alargarán más allá del momento en que la pandemia deje de ser una amenaza. 

¿Están preparados por si se produce un nuevo rebrote o una nueva pandemia? ¿Qué escenarios manejan? 

Una de las actividades fundamentales de Eliance es el transporte aéreo sanitario. Cuando recibimos las primeras señales de que el coronavirus se podría convertir en pandemia, tuvimos la fortuna de poder anticipar la compra de equipos de protección personal y material para nuestra plantilla en las bases. Y, gracias a estas medidas, la incidencia en nuestra operación ha sido mínima. En este momento, las tripulaciones, el personal médico y nuestras aeronaves disponen de todos los elementos de protección necesarios para combatir un posible rebrote. Disponemos de EPI, burbujas de aislamiento, elementos de desinfección, etc. Incluso, sin que se materialice un repunte de los contagios, somos conscientes de que muchos de los traslados que tendremos que realizar en los próximos meses serán de pacientes afectados en mayor o menor medida por el contagio. 

Los talleres de mantenimiento y las bases dedicadas a la extinción de incendios también disponen de todos los medios de protección. En el momento de mayor incidencia se establecieron turnos de trabajo para poder mantener las distancias y evitar contactos. Los procedimientos están preparados y en el caso de un rebrote, la respuesta será prácticamente automática.

¿Cómo ha cambiado su sector de diciembre de 2019 a mediados de 2020?

El sector que operamos es extremadamente competitivo y eso no ha cambiado, lo que sí ha cambiado es la actitud de colaboración y solidaridad que hemos demostrado todas las empresas que lo integramos. Un ejemplo es la compra de material sanitario que, por primera vez, se ha hecho conjuntamente.  
Todas las empresas del sector hemos realizado un esfuerzo muy importante para mantener las operaciones, a todas luces esenciales, a pesar de los problemas de suministro de equipos y material durante estos meses o el incremento de costes originados por los medios de protección adicionales. Esperamos que las administraciones con las que trabajamos sean comprensivas con todo ello y nos ayuden a recuperar los ritmos normales de actividad.

“Ha cambiado la actitud de colaboración y solidaridad que hemos demostrado todas las empresas del sector”

¿Cree que su plantilla está preparada y lista para los cambios que se han producido o la adaptación va a tardar un tiempo y habrá que tener paciencia?

La plantilla se ha comportado de un modo absolutamente ejemplar. Todos los que trabajamos en Eliance somos conscientes de la importancia crítica de nuestro trabajo. Mantener en vuelo y operando todas las aeronaves que prestan servicios de emergencia exige un compromiso extraordinario a todos los niveles. Con todo el personal de oficina en régimen de teletrabajo y con los protocolos de protección en vigor, la compañía no ha dejado de operar ni un solo día en ninguna de las bases, atendiendo además, operaciones de transporte de muestras o servicios fuera de nuestros contratos, con una admirable vocación de servicio.  

Todo ello nos despeja cualquier duda acerca de la capacidad de la plantilla de Eliance para asumir los cambios, que en buena medida ya se han producido, tanto en los comportamientos individuales como en la utilización de nuevas formas de interactuación. El teletrabajo, por ejemplo, será una realidad en nuestra compañía desde ahora. 

¿Cómo ha cambiado en algo su manera de dirigir la empresa? ¿Afronta el día a día de manera distinta? 

Nuestra empresa tiene centros de trabajo distribuidos por toda España y Chile. Con el comienzo del estado de alarma establecimos un comité crisis con todos los miembros del equipo directivo, con reuniones diarias por videoconferencia en las que se analizaba la evolución de la crisis y se tomaban decisiones relativas a la operación de la compañía. Lo que hasta entonces había sido complicado, tener a todos los directivos en un mismo sitio para poder coordinar las acciones, se transformó en un ejercicio dinámico y sencillo. Curiosamente, la pandemia ha provocado un cambio de operativa que ha beneficiado tremendamente la comunicación entre nuestros departamentos. Ahora mantenemos las video-reuniones diarias y el seguimiento del Covid ha dejado espacio al seguimiento de la actividad normal y la toma de decisiones en la compañía de una manera muchísimo más ágil. Es solo un ejemplo de cómo las tragedias fuerzan cambios que, al final, nos hacen mejores. 

¿Cuál ha sido la decisión más dura que ha tenido que tomar estos meses y cómo se llega a ella?

En Eliance hemos podido sortear este periodo sin tener que recurrir a ERTE o a otro tipo de medidas extremas. Particularmente estoy muy satisfecho de que la actividad se haya podido mantener gracias al esfuerzo de todos. 

Como anécdota, la decisión más difícil ha sido la de renunciar a un pequeño contrato de coordinación aérea, al no poder disponer a tiempo de los equipos necesarios y no poder comenzar la operación en el tiempo exigido por el cliente. 

¿Qué les han transmitido sus clientes en estos meses? ¿Qué cambios han notado en su relación con ellos? 

Indudablemente, la relación con nuestros clientes se ha fortalecido. En las operaciones de trasporte sanitario la coordinación con los servicios sanitarios de las comunidades ha sido ejemplar. Nosotros hemos estado siempre a su disposición y en un momento de exigencia máxima, el comportamiento de los órganos de la sanidad pública con los que trabajamos ha estado a la altura y nos han dado un ejemplo que difícilmente podremos olvidar.

“Las tragedias fuerzan cambios que, al final, nos hacen mejores”

¿Qué cree que sería importante tener en cuenta a nivel de político, empresarial y social para superar este complicado momento?

En los próximos meses vamos a necesitar que las administraciones mantengan la agilidad necesaria para que, como hasta ahora, los trámites, los procedimientos normativos (claves en nuestra actividad) y los flujos económicos se mantengan en los niveles adecuados para que podamos seguir operando sin interrupción. 

Yo llevo muchos años en un sector industrial muy particular, el aeronáutico. En todo este tiempo siempre he echado de menos una estrategia industrial “de país”, independiente del signo del gobierno de turno. Aunque puede ser una quimera, tendríamos que aprovechar la situación para que se lanzara un plan industrial consensuado, que nos permitiera afrontar de forma estratégica la evolución de nuestro país para los próximo treinta años. Aunque parece difícil, hay que recordar que en Francia lo llevan haciendo muchos años. 

¿Cree que algún sector va a salir reforzado de esta crisis? ¿A quién ha perjudicado más?

Es difícil contestar a esta pregunta sin caer en obviedades. A la vista de todos está el enorme impulso que han adquirido todos los servicios de comercio on-line y el desarrollo que cabe esperar en el sector de las comunicaciones. Solo espero que la evidencia nos haga poner más énfasis en la necesidad de potenciar la investigación a todos los niveles y de reconsiderar la dotación de nuestro sistema sanitario. 
El sector del transporte aéreo, y la industria asociada, ha sufrido probablemente más que ningún otro y, aunque no me cabe duda de que se recuperará, la velocidad con que lo haga será clave para limitar los daños. En ese sentido, la actuación institucional será esencial a la hora de facilitar los mecanismos que generan la demanda: el turismo, el transporte de mercancías, etc. 

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020?

Si hay algo positivo por encima de toda consideración es la capacidad de adaptación de la sociedad. La Covid-19 ha provocado una tragedia a nivel mundial que ha afectado de manera dramática a mucha gente cercana a nosotros. De un día para otro, los patrones de comportamiento cambiaron radicalmente. Ver una ciudad como Madrid completamente vacía, apenas horas después de haber mantenido la actividad habitual, nos debe hacer reflexionar acerca de nuestra capacidad conjunta para actuar en caso necesario. Creo que paradójicamente, este comienzo de 2020 nos tiene que devolver la confianza en el futuro.

También te puede interesar:
Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo