CEOs ante el Coronavirus/ Vinicio Subero, CCO de Ron Barceló

“Los cambios requieren adaptación y concienciación para ser ágiles al llevarlos a cabo”

Vinicio Subero, CCO de Ron Barceló, ve en la crisis del coronavirus una oportunidad de catarsis personal y empresarial en la que hará falta más decisión que paciencia.

Vinicio Subero
Vinicio Subero / RON BARCELÓ

Vivir en una isla del Caribe tiene sus ventajas. También estar al frente de una multinacional sólida. Pero en ninguno de los dos casos estás a salvo de una pandemia con las importantes consecuencias sanitarias y económicas como la del coronavirus. Nos lo cuenta Vinicio Subero, CCO de Ron Barceló, que nos atiende telemáticamente desde República Dominicana, dónde pese a ver venir la pandemia han tenido que hacer profundos cambios para afrontarla con éxito (aunque la tormenta todavía no ha pasado). 

Subero está viviendo esta nueva realidad como una especie de punto de inflexión. Está recurriendo a sus referentes empresariales a nivel profesional y su familia a nivel personal para intentar capear el temporal de la mejor manera posible. Tal vez por eso sus respuestas destilen un poco de nostalgia por el mundo pasado, algo de escepticismo por el futuro y mucha determinación a la hora de pensar en el presente.


¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis? ¿Cómo lo estáis viviendo? 

En la parte emocional y psicológica nos afecta la ansiedad que está produciendo en nuestros equipos humanos, el confinamiento prolongado, la incertidumbre económica y sanitaria, considerando el hecho de que el pánico se expande más rápido que la pandemia misma, amplificándose a través de plataformas globales de comunicación.

En el caso concreto de Ron Barceló, que somos una empresa de perfil exportador, en términos comerciales nos impacta directamente la diferencia de medidas de los gobiernos de los países ante la crisis y la capacidad de las diferentes economías mundiales de poder ayudar a la población afectada en sus ingresos debido a la cuarentena masiva. Las restricciones de los viajes, el parón de la hostelería y la apertura exclusiva de comercios que trabajan con bienes esenciales, son solo algunos de los tantos retos que enfrentamos. El ron es una bebida espirituosa de consumo social, y es precisamente esta distinción lo que la hace vulnerable frente a las medidas más básicas de prevención y protección que deben adoptarse para evitar el contagio y la propagación del brote. 

Estamos afrontando esta situación pegados al día a día, animando a nuestros consumidores con clases magistrales gratuitas y abiertas, impartidas por nuestro embajador de marca global, a través de las diferentes plataformas digitales. Maridajes con la colaboración de chefs, entrevistas con personalidades del mundo del entretenimiento, conciertos virtuales y otras formas de acercamiento en línea, provocando una interactividad transfronteriza. Estamos aprendiendo a realmente vivir el presente y tratando de prepararnos para la llamada “nueva normalidad”, para intentar identificar posibles tendencias y las probabilidades de que las mismas prolonguen una vez superada la crisis. 

Hemos dedicado gran parte de nuestra producción de alcohol para hacerlo disponible en forma de gel hidroalcohólico para la población más vulnerable de Republica Dominicana y a aquellas instituciones como los hospitales, la policía, los bomberos que están en primera línea de batalla. 

“En términos comerciales nos impacta directamente la diferencia de medidas de los gobiernos de los países ante la crisis”

¿Le ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia?

Suelo seguir las intervenciones de Bill Gates y recuerdo su participación en una TED Talk en la que vaticinaba lo que sería el próximo gran riesgo de una catástrofe global: una pandemia causada por un virus altamente infeccioso que se propagaría rápidamente por todo el mundo y contra el cual no estaríamos listos para luchar y se refirió a una amenaza “no de misiles, sino de microbios”. Era una llamada de atención a la sociedad, para propiciar una mayor inversión en investigación y desarrollo para la creación de nuevas vacunas a partir de casos como el ébola, que cobro más de 10 mil vidas entre los años 2014 y 2016 a nivel global.  

A partir de ese momento, no debería estar sorprendido, puesto su discurso fue muy convincente y validado por el manejo de estas mortales enfermedades. No obstante, nunca pensé que vivir en primera persona una catástrofe de estas dimensiones y mucho menos me esperaba que estuviéramos tan poco preparados para afrontarla. Es una situación sin precedentes, nos causa sorpresa el poder devastador de este organismo microscópico en todos los aspectos de la vida, hasta ahora conocida.  

¿Cuándo empezó a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa?

Desafortunadamente, otros países se encontraban en un nivel de madurez de la pandemia mucho más intenso antes de que se conociera el primer caso en República Dominicana. Esto nos llevó a tomar medidas con anticipación, por propia iniciativa. Entre ellas, el preparar nuestras plataformas tecnológicas para trabajar de manera telemática y realizar turnos de trabajo que nos permitiesen mantener la actividad comercial protegiendo al personal con medidas sanitarias e implementando un protocolo de distanciamiento acorde a las sugerencias de la OMS. 

Medidas adicionales como el tomar la temperatura a cada empleado al llegar al trabajo por nuestro médico residente, el facilitar transporte debidamente sanitizado, así como el alejar a aquellos con mayor riesgo de enfermarse gravemente, fueron tomadas por igual. Una vez protegido nuestros colaboradores, pasamos a sentir los golpes en nuestra actividad comercial, recibiendo cancelaciones de órdenes de diferentes países y canales relacionados con el Travel Retail y el turismo, como las tiendas en los aeropuertos, los cruceros, hoteles, entre otros.  

Tenemos la fortuna de la diversidad en nuestro portafolio de aliados comerciales en más de 80 países, por lo que, si bien hemos sentido un fuerte impacto en nuestros principales mercados, también hemos trabajado con mayor empeño y creatividad en las economías menos perjudicadas y con medidas de distanciamiento social menos restrictivas. 

“Hemos trabajado con mayor empeño y creatividad en las economías menos perjudicadas y con medidas de distanciamiento social menos restrictivas”

¿Ha tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia? ¿Qué otras medidas alternativas al ERTE se podrían/ o estáis llevando a cabo?

En los diferentes países en los que operamos, los gobiernos han puesto a disposición de las empresas diferentes mecanismos de ayuda ante esta situación sin precedentes. Allí donde ha tenido sentido y la ley proveía de garantías para aliviar la presión económica, mientras que éramos capaces de respetar los puestos de trabajo, hemos aplicado los mecanismos necesarios. Preservar la salud y las condiciones de nuestros colaboradores, siempre ha primado en nuestros planes, a nivel local y también a nivel internacional. 

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas? 

Como mencionaba antes, lo que se piensa es primar la salud y las condiciones de seguridad de todos los empleados. Es parte de la cultura de Ron Barceló estar al lado de la gente.

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

Los cambios requieren adaptación y concienciación para ser ágiles al llevarlos a cabo, en lugar de resistirse a ellos. Una de nuestras características principales, que se respira en nuestra cultura empresarial, ha sido la de propiciar cambios. De esta forma, agregamos valor a nuestros productos y a la relación con nuestros aliados estratégicos a nivel mundial. 

Con esta filosofía y la adecuada preparación tecnológica, nos permitimos adaptarnos rápidamente a las nuevas condiciones laborales. No obstante, los retos han venido otros factores añadidos, tales como el home schooling (que se vuelve más retador con la edad y el número de los hijos), el colapso en el servicio de entrega a domicilio de las tiendas minoristas, el cierre de los comercios no esenciales, el confinamiento, el distanciamiento social, la preparación sanitaria para dejar el hogar y la disciplina para mantener un equilibrio entre mente, alma y cuerpo. Estas nuevas circunstancias requieren tomar decisiones a las que anteriormente no estábamos acostumbrados o para la que teníamos motivaciones diferentes. 

¿Ha podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones? 

Como mencionado anteriormente, nos hemos adaptado a la casuística de cada país siempre teniendo claro que la seguridad de nuestros empleados era la única prioridad. 

¿Cómo cree que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad? 

Entiendo que las bebidas alcohólicas pertenecen a un sector muy atado a las actividades sociales que hoy, hemos aprendido a valorar de una manera especial. El ron es una bebida especial en este aspecto dada su versatilidad ya que se adapta muchas ocasiones de consumo y momentos en los que celebrar. Desde mezclas simples para disfrutar en casa con amigos, pasando por la coctelería especializada y compleja, hasta la bebida reflexiva. Esta característica nos lleva a ser optimistas. 

Será una desescalada ardua, puesto el coste económico de esta crisis dejará cicatrices solo comparables a los de una guerra. Al menos, mientras se busca una vacuna. Después de esto, entiendo que seremos más cuidadosos en términos sanitarios, pero volveremos a brindar juntos, sin duda alguna. Como reto, creo que la globalización tal y como la habíamos conocido hasta hoy, se verá afectada por la ola de “consume localmente y compra localmente”. 

“La globalización se verá afectada por la ola de ‘consume localmente y compra localmente”

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Me identifico con la opinión de algunas leyendas del mundo empresarial tal como Kevin Roberts, Ex-CEO y Chairman de Saatchi & Saatchi. Tendremos que prepararnos para pasar tres etapas y debemos vivir cada una de ellas con intensidad, identificación y pasión: Sobrevivir, revivir y prosperar. 

Para esto necesitamos actuar de una manera antagónica al empresario común y es combinando la paciencia con la decisión. La crisis está apenas iniciando, necesitamos la cantidad de información justa y constante para tomar decisiones acertadas. Debemos saber QUÉ hacer y CÓMO hacerlo. Tendremos que acostumbrarnos a lograr más con menos y mantenernos evaluando, decidiendo y ejecutando sin perder el monitoreo diario del comportamiento del consumidor, sus tendencias y preferencias y, más que nunca, del entorno competitivo. Tendremos que ser mejores evaluadores, para posteriormente tomar decisiones y ejecutarlas quirúrgicamente.  

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020? 

Lo resumiría en tres palabras: foco, compromiso y disciplina. He aprendido la importancia de vivir el presente intensamente, la importancia de la generosidad. Que no requiero mucho para ser verdaderamente feliz, que he perdido mucho tiempo viviendo la vida de otros o preocupado por cómo miden los demás el éxito. He reestructurado mi lista de prioridades y ahora la encabeza mi familia, el sonreírle a la vida en sus tribulaciones y no llevarme a la cama un consejo que pude haber dado, los minutos que pude haber escuchado, tiempo que pude dedicarle a mis hijos, el beso a mi esposa, el autoperdón ni algo que pude aprender para mi crecimiento. 

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo