CEOs ante el Coronavirus / Juan Carlos Ureta, presidente de Renta4 Banco

“Nuestra actividad como Banco especialista en mercados de capitales y en inversiones ha crecido muy fuertemente desde febrero”

Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, especialistas en inversiones, nos habla de cómo el coronavirus va a cambiar el sector financiero y las lecciones aprendidas de esta crisis inesperada.

La bolsa, las inversiones y los mercados financieros en general siempre han sido el mejor termómetro económico para valorar las crisis y la pandemia del coronavirus no ha sido una excepción. Aun así Juan Carlos Ureta, presidente de Renta4 Banco, con una amplia experiencia tras muchos años trabajando en el mundo financiero, ha aprendido cosas nuevas con las consecuencias económicas de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. 

En los primeros meses de 2020 se han vivido momentos históricos en las bolsas, con días negros como hacía tiempo que no se veían. Los valores refugio se han puesto en entredicho. ¡El petróleo ha cotizado en negativo! Hechos insólitos, inesperados. Por eso Ureta lo tiene claro: “en el sector financiero, tanto en la banca como en los mercados de capitales, va a haber un antes y un después del coronavirus”. Estas son sus conclusiones y vivencias de la pandemia. 

¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis?

En los mercados de activos financieros, en los que Renta 4 desarrolla su actividad como Banco especializado en inversiones, ha crecido mucho la volatilidad, y ha habido situaciones muy extremas estos dos últimos meses. Hemos visto las mayores caídas y a la vez las mayores subidas de las Bolsas y de otros mercados que se han visto en las últimas décadas. Ese aumento de la volatilidad nos ha planteado el reto de estar más cerca que nunca de los clientes y más encima que nunca de las carteras que gestionamos, para irlas adaptando a la nueva situación. Otra adaptación que hemos tenido que hacer de forma muy rápida ha sido poner todo el Banco en teletrabajo. Lo hicimos a gran velocidad, ya a principios de marzo, y la verdad es que hemos quedado sorprendidos al ver que todo está funcionando muy bien, mejor de lo que pensábamos.  

¿Le ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia?

Sí, porque hace dos meses no podía imaginar que casi la mitad de la población mundial iba a estar confinada en sus casas y que la economía iba a estar en esta especie de “animación suspendida” en la que se encuentra. Estamos viviendo cosas impensables, y posiblemente no nos damos todavía cuenta de las consecuencias de medio y largo plazo que todo esto va a tener.

¿Cuándo empezó a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa?

Todos los casos que hemos tenido de coronavirus han ocurrido estando ya los afectados en teletrabajo, y han ido ocurriendo a lo largo del último mes y medio. Pero afortunadamente han sido pocos casos y, a fecha hoy, todos están bien. En cuanto a los efectos en nuestra organización, como antes decía, ya a principios de marzo nos pusimos a operar el Banco en teletrabajo. 

“Estamos viviendo cosas impensables, y posiblemente no nos damos todavía cuenta de las consecuencias de medio y largo plazo que todo esto va a tener”

¿Ha tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia?

No hemos tenido que tomar ninguna medida de ajuste laboral, ni tenemos previsto tomarla. Por el contrario, nuestra actividad como Banco especialista en mercados de capitales y en inversiones ha crecido muy fuertemente desde febrero, dada la volatilidad de los mercados y dada la necesidad que tienen los ahorradores de contar con un asesoramiento especializado y cercano en este tipo de situaciones. Estamos viendo, por el momento, una mayor actividad y por tanto no vamos a hacer ningún ajuste, al revés. 

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas?

En las ocasiones en las que hemos tenido que ajustar plantillas, que no es el caso actual, lo hemos hecho tratando de ayudar lo más posible a las personas afectadas y de producir el menor daño posible. A ninguna empresa nos gusta despedir, lo que nos gusta es contratar, porque eso significa que las cosas van bien.

¿Qué otras medidas alternativas al ERTE se podrían/ o estáis llevando a cabo? 

En nuestro caso, como ya he dicho, lo esencial es el teletrabajo, que nos permite operar el Banco muy bien, incluso en un entorno de alto crecimiento de nuestra actividad como el actual. 

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

Ampliar los equipos informáticos de forma importante y adquirir licencias de software que nos han permitido adaptarnos rápidamente al nuevo mundo de las reuniones virtuales y del confinamiento. Pero hemos podido hacer toda la transformación porque ya antes, en los últimos años, habíamos trabajado e invertido mucho en tecnología. Este tipo de situaciones, si no te has preparado antes con mucha anticipación, te superan. 

“Este tipo de situaciones, si no te has preparado antes con mucha anticipación, te superan”

¿Ha podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones?

No, ninguna.

¿Cómo cree que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad?

Creo que los cambios que ya estaban en marcha, como la transformación digital o la inversión cada vez mayor en renta variable, al caer los tipos de interés de la renta fija, se van a acelerar y van a ser más intensos de lo que pensábamos. Definitivamente pienso que, en el sector financiero, tanto en la banca como en los mercados de capitales, va a haber un antes y un después del coronavirus. 

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Como siempre lo hemos hecho, trabajando y tratando de entender bien los cambios que vienen. Lo único bueno de las crisis es que podemos aprender de ellas, podemos ver que estábamos haciendo mal, y donde debemos mejorar. Hay un primer objetivo que es superar el primer impacto de la crisis, pero luego, una vez termine la epidemia, el objetivo es sacar las lecciones que debemos sacar y revisar bien todo con actitud positiva pero crítica. Es lo que hemos hecho en Renta 4 Banco en todas las crisis y lo que vamos a hacer también esta vez. 

“La inversión en renta variable será cada vez mayor, al caer los tipos de interés de la renta fija, se van a acelerar y van a ser más intensos de lo que pensábamos”

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020?

Sí, por un lado, la humildad, que siempre hay que tener. Había una sensación de que todo estaba controlado, de que teníamos las herramientas necesarias y suficientes para evitar las crisis, y hemos comprobado que no era así. Otra lección es que tener una base de capital sólida es fundamental, porque, en el mundo que viene, lo normal es que haya crisis inesperadas de cuando en cuando y si no hay una base sólida de capital las crisis acaban con la empresa. Asimismo, es necesaria una cultura fuerte en la organización. Algunas empresas solo funcionan cuando las cosas van bien, pero en las empresas realmente buenas la gente sabe sacar lo mejor de sí misma cuando vienen épocas o momentos de dificultad, y hay que fomentar esa cultura de fortaleza y de superación ante la adversidad, frente a la cultura débil que tanto abunda hoy en día. 

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo