¿Qué son las empresas ‘zombie’?

La falta de liquidez para saldar su deuda con los acreedores, convierten a algunas empresas en constantes dependientes de crédito para poder subsistir.

empresa zombie
iStock

A raíz de la  crisis económica y financiera de hace más de diez años, el público se familiarizó con términos que antes le eran absolutamente desconocidos. Así, en los medios de comunicación empezaron a aparecer palabras como concurso de acreedores, cese de actividad, o rescate bancario.

Otro de los conceptos que se popularizaron en aquella coyuntura económica fue el de empresas zombie, un término que recuerda al título de una película de terror. Pero ¿qué significa exactamente ese término?

Sin liquidez suficiente

Las empresas zombie son negocios endeudados que, aunque generan efectivo, después de cubrir todos los gastos fijos (como el pago de salarios o del alquiler), solo les quedan fondos suficientes para pagar los intereses de sus préstamos, pero no la deuda en sí.

Este tipo de empresas generalmente suele depender del crédito que le dan los bancos para sobrevivir, lo que las sitúa en una posición de dependencia continua de la liquidez que le aporten sus acreedores, ya sean bancos privados u organismos públicos.

Las empresas zombie, por tanto, son aquellos negocios que se mantienen a flote debido a que se les presta dinero, pero están tan endeudadas que nunca se pondrán al día en el pago de dicha deuda.

Todo empezó en Japón

El término empresa zombie se empezó a aplicar a las empresas japonesas respaldadas por bancos de ese país durante el período conocido como la “década perdida”, después del colapso de la burbuja de precios en los años 90. Ese dinero, sustentado por créditos del Estado, mantenían con vida a las empresas que habían quebrado por la crisis.

El término recuperó popularidad en los medios de comunicación durante el colapso financiero de 2008, y en esa ocasión hacía referencia a las empresas que recibieron rescates por parte de las distintas administraciones públicas en los múltiples países del mundo donde hubo caídas de bancos, entre ellos España.

Si bien la mayoría de empresas zombie son pequeñas, la consecución de años de políticas monetarias laxas han contribuido a su crecimiento en los últimos tiempos. Los economistas argumentan que tales políticas preservan la ineficacia de estas empresas, al mismo tiempo que ahogan la productividad, el crecimiento y la innovación.

Las empresas más expuestas

Según los expertos, si el mercado experimenta cambios, las empresas zombie serán las primeras en caer, ya que serán incapaces de cumplir con sus obligaciones básicas de pago al aumentar las tasas de interés de su deuda. Por su parte las empresas exitosas, que no dependen tanto del crédito externo, y tienen solvencia, podrán hacer frente mejor a una hipotética recesión.

Mantener a las empresas zombie con ese soporte vital ilimitado puede preservar los puestos de trabajo, pero los economistas señalan que esta práctica es un error porque impide el crecimiento de las empresas que sí son viables y, por lo tanto, inhibe la creación de empleo.

Continúa leyendo