CEOs ante el Coronavirus / Jerome du Chaffaut, CEO Unilever España

“Solo saldremos de esta crisis poniendo a las personas en el centro de nuestro negocio”

Para Jerome du Chaffaut, CEO de Unilever, ser parte de una multinacional solvente permite afrontar crisis como la del coronavirus desde una posición en la que llevar a cabo acciones de apoyo a tus ‘stakeholders’.

Jerome du Chaffaut
Jerome du Chaffaut / UNILEVER

“Hemos tenido que hacer muchas cosas de manera distinta y tomar decisiones sin tener toda la información”, asegura Jerome du Chaffaut, CEO de Unilever España. Pese a la incertidumbre y los imprevistos, el directivo se muestra orgulloso de cómo ha respondido la multinacional a la crisis y cómo ha tenido una visión global que les ha permitido ayudar sus colaboradores tanto internos como externos.

Chaffaut tiene claro que muchas cosas van a cambiar, pero espera que sea un giro positivo. Unilever, en sus 90 años de vida, ha adquirido experiencia de sobra en salir reforzada de crisis de todo tipo y es a esas vivencias corporativas a las que miran para ser optimistas cara al futuro. 

¿Qué es lo que más les está afectando de esta crisis? ¿Cómo lo estáis viviendo?

La crisis de la COVID-19 ha parado gran parte de la actividad en nuestro país durante varias semanas y nos ha obligado a cambiar los hábitos de trabajo de los más de 160.000 empleados de Unilever en el mundo. Sin embargo, la respuesta pudo ser rápida y ágil puesto que, por ejemplo, el teletrabajo y la flexibilidad laboral ya formaba parte del día a día de Unilever. 

¿Le ha sorprendido las consecuencias que está teniendo la pandemia?

Las consecuencias de la pandemia han sobrepasado cualquier previsión que pudiésemos tener al respecto. Sin embargo, desde el primer momento estuvimos en contacto con nuestros colegas de China e Italia, y esto nos permitió actuar más rápido, tanto en España como en el resto de países donde estamos presentes. Para minimizar la incertidumbre que pudiese haber entre todas las personas que integran la compañía, se implantó una política obligatoria de teletrabajo en todas las sedes del grupo en el mundo a partir del 16 de marzo, coincidiendo con la notificación del estado de alarma en nuestro país el sábado 14 de marzo. 

¿Cuándo empezó a notar los efectos de la crisis sanitaria en su empresa?

Como líder en productos de alimentación, higiene y limpieza, la actividad de Unilever no se ha detenido ni un solo momento. Nuestro negocio fue considerado servicio esencial. Sin embargo, debido a la gravedad de la crisis y a la cantidad de países y personas afectados, vimos desde un inicio que había una serie de actores que forman parte de la cadena de valor de nuestras marcas a los que debíamos ayudar. Entonces decidimos destinar más de 500 millones de euros ofrecer liquidez para asegurar los medios de vida de miles de personas ofrecer, por ejemplo, liquidez a pequeños proveedores a través del pago anticipado o la extensión de créditos a clientes minoristas cuyo negocio depende de Unilever.  

¿Ha tenido que tomar medidas de ajuste de plantilla (ERE o ERTE) a consecuencia de la pandemia? ¿Qué otras medidas alternativas al ERTE se podrían/ o estáis llevando a cabo?

Afortunadamente no hemos tenido que hacer ajustes de plantilla y, además, nos hemos comprometido a blindar a todos nuestros trabajadores de rebajas salariales en estos primeros meses duros del Covid-19, como resultado del parón que se ha vivido en muchos países o de la imposibilidad de desempeñar sus funciones. Sin embargo, somos conscientes de que este está siendo un momento difícil para muchas empresas que, en una situación normal, no hubieran necesitado llevar a cabo expedientes de regulación de empleo, sean o no temporales, y sin embargo se han encontrado con la necesidad de hacerlo. 

¿Cómo se toma una decisión así? ¿En qué se piensa cuando se valora tomar una medida que va a afectar terceras personas? 

Como comentaba anteriormente, somos conscientes de que, debido a la situación actual, algunas empresas se han visto obligadas a presentar ERTE y entendemos que esta es siempre una situación difícil y que se toma para asegurar la viabilidad de la empresa. Por suerte, y debido a que Unilever se dedica a la fabricación de bienes de primera necesidad, nuestro flujo de liquidez y nuestro balance de cuentas no solo nos ha permitido no tener que ajustar la plantilla, sino que nos obliga a brindar apoyo a las personas que más lo necesitan. Unilever tomó el compromiso de no percibir subsidios de los gobiernos locales para intentar reducir la presión que están viviendo en estos momentos.  

“Unilever tomó el compromiso de no percibir subsidios de los gobiernos locales para intentar reducir la presión que están viviendo en estos momentos”

¿Qué cambios han tenido que hacer para hacer frente a la situación?

A nivel de producción, uno de los primeros cambios que llevamos a cabo fue la adaptación de nuestras líneas de fabricación para producir desinfectantes para uso hospitalario, escuelas y otros entornos institucionales en muchos países. En esto no dudamos ni un solo momento ya que las marcas de Unilever siempre se han puesto al servicio de las personas en momentos difíciles. Sin ir más lejos, una marca tan popular como Dove nació durante la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de limpiar y asistir a los heridos del ejército estadounidense. Se trataba del primer jabón que incorporó crema humectante y, una vez alcanzada la paz, se empezó a comercializar para usos civiles. 

Hemos tenido que hacer muchas cosas de manera distinta y sobre todo tomar decisiones sin tener toda la información, y sin tener todas las respuestas a muchas preguntas que nos hemos venido haciendo en el contexto de crisis actual.

¿Ha podido aprovechar alguna de las medidas que han tomado las administraciones? 

En nuestro caso, la actividad no se ha detenido en ningún momento, y como comentaba anteriormente no nos hemos beneficiado de ningún subsidio de la administración española. Es más, estamos intentando aprovecharlo para ayudar a todas aquellas personas que se estén viendo afectadas, tanto dentro como fuera de nuestra compañía. Lo hemos hecho a través de la donación de alimentos, jabón y productos de limpieza, así como de más de 24.000 mascarillas que hemos donado a varios hospitales españoles, además de llevar a cabo el plan de ayudas que comentaba.  

¿Cómo cree que cambiará su sector una vez se haya podido superar la crisis sanitaria y se levanten todas las restricciones al conjunto de la sociedad? 

Para el sector de la alimentación, el gran impacto vendrá propiciado por el retroceso del turismo y la caída de ventas en hostelería, un sector clave para Unilever. Esperamos que el sector de la restauración y el turismo pueda recuperarse a medida que se inicia la desescalada. Para esto, es necesario que las distintas administraciones generen confianza y transparencia en los ciudadanos y turismo para que sepan que pueden consumir de forma responsable y segura. Es imprescindible que entre todos seamos capaces de generar esta confianza, ya que el turismo es uno de los sectores más importantes de la economía española.

“Para recuperar el turismo y la hostelería, es necesario que las distintas administraciones generen confianza y transparencia en los ciudadanos”

¿Cómo planean afrontar la crisis económica en la que nos hemos visto inmersos tan súbitamente?

Aunque se encontrara una vacuna mañana, solo saldremos de esta crisis poniendo a las personas en el centro de nuestro negocio, haciendo el bien, haciéndolo bien, que es la manera de hacer negocio que Unilever siempre ha llevado a cabo. El Banco Mundial ya estima que hasta 60 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema en 2020 debido a los efectos del Covid-19. Creemos que también es responsabilidad de las grandes corporaciones asegurar los medios económicos que sustentan a muchas familias y que nadie se quede atrás debido a la pandemia.  

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020? 

Algo que nos sorprendió a todos es que a las pocas semanas del confinamiento la contaminación en Madrid y Barcelona se había reducido considerablemente, y que las aguas de muchas de nuestras playas urbanas pasaron a ser cristalinas de repente. Estoy seguro de que son muchos los ciudadanos que se han dado cuenta, más si cabe, del gran impacto que su día a día tiene en su entorno. Espero que podamos volver a la normalidad cuanto antes, igual que espero que seamos conscientes de lo importante que es cuidar nuestro planeta, y de lo rápido que responde cuando lo tratamos bien.  

Como lectura positiva también diría, algo que ya sabía, y es que tengo el mejor equipo en España que podría tener y me siento muy orgulloso de todas y cada una de las personas que trabajan conmigo en este país. Les admiro por su resiliencia, su esfuerzo, y su actitud durante estos casi tres meses teletrabajando desde sus hogares, lo cual no siempre ha sido fácil, pero hemos descubierto que el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación, y así lo han demostrado trabajando desde casa. 

También te puede interesar:
Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo