A vueltas con el IRPH

Andan los clientes y la banca desorientados con el reciente informe del abogado general del TJUE sobre la posible nulidad del tipo de interés IRPH de millones de hipotecas

Unsplash

La primera valoración que cabe dar es que el informe del abogado general del TJUE no es vinculante, y será el TJUE quien decide en última instancia si mantiene el criterio del Tribunal Supremo de España o lo corrige (en todo o en parte). Por lo tanto, toca esperar. La segunda cuestión que nos puede plantear es la siguiente: ¿si finalmente este informe fuera asumido por el TJUE en su futura sentencia, los afectados (banca y clientes) obtendrían una respuesta definitiva?. La respuesta es rotundamente no. La “pelota” volvería al tejado de los jueces y tribunales españoles. El escenario final sigue siendo aún una incertidumbre.

Para entender dónde estamos ahora, hay que partir de la posición que fijó el Tribunal Supremo de España en el año 2017 que consideró que la referencia al tipo de interés IRPH en las hipotecas era válida. Para el Alto Tribunal no cabe pensar que el cliente no conociera esta condición financiera (y sus implicaciones) al tratarse de un índice de tipo de interés legal. Según el Tribunal Supremo, poner en duda la validez de esta cláusula (la que refiere el tipo de interés variable al IRPH), supondría lo mismo que poner en duda la referencia al Euribor como tipo de interés variable. En mi opinión, no le falta razón al Tribunal. Sin embargo, esa simplificación de la cuestión casa mal con la propia jurisprudencia del Tribunal Supremo y del TJUE. Y es aquí donde entra el informe del abogado general del TJUE.

El abogado general parte del criterio del Tribunal Supremo y afirma también que la referencia al tipo de interés IRPH es legal y transparente en cuanto a su inclusión en las hipotecas. Ahora bien, discrepa del Tribunal Supremo al abrir la puerta a que esta referencia al IRPH pueda ser declarada nula por los jueces nacionales. Así, aun partiendo de la validez de la inclusión del IRPH en los préstamos, cabría preguntarse si el cliente tuvo un conocimiento real de las implicaciones económicas de optar por este tipo de interés en lugar del Euribor. La duda estaría en qué casos se entenderá que el cliente fue suficientemente informado. No se anticipa una solución homogénea. Y esto lo tendrían que decidir los jueces españoles, no el TJUE.

Si partimos de la experiencia vivida con las cláusulas suelo y los propios criterios de información que el Tribunal Supremo exigió a la banca en esta materia, pocas hipotecas superarían este mismo filtro para validar la referencia al IRPH. Sin embargo, no creo que el Tribunal Supremo abra de nuevo una batalla judicial similar. Es más probable que se decante por un criterio más claro, más estricto y más favorable a la banca. En mi opinión, abrir esta puerta a la batalla judicial no está en el ánimo del Tribunal Supremo. Si puede evitarlo, lo evitará. Habrá que ver que dictamina el TJUE y si la Sentencia deja margen al Tribunal Supremo para mantener su actual posición.

Continúa leyendo