Coronavirus, estado de alarma y uso de drones

Hasta ahora hemos visto cómo las noticias se suceden. Incrédulos e incrédulas no creíamos que lo que estaba sucediendo era cierto. España se está enfrentando a una pandemia de dimensiones globales la cual está cobrando incontables vidas en todos los países y dejando miles de familias destrozadas

drones
iStock

La gravedad de la pandemia es tal que incluso los profesionales de la salud están padeciendo la virulencia de este virus conocido como CoVid-19. Hace unos días, el Gobierno de España declaró el estado de alarma y ahora está planteando la prórroga del mismo 15 días más (si no lo ha hecho ya a la fecha de publicación del presente artículo). En el presente caso, los profesionales de la sanidad son auténticos héroes en este enfrentamiento con la enfermedad, cuyos daños y consecuencias psicológicas, sociales y económicas a nivel global esperamos y deseamos todos que sean las mínimas. El CoVid-19 también amenaza a los profesionales que forman parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Intento no olvidarme de nadie y si lo he hecho ruego me disculpen ya que todo ser humano merece mi mayor respeto y admiración; así es, el derecho a la vida.

El artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 proclama el derecho a la vida a la libertad y a la seguridad del ser humano. En el presente caso, el coronavirus afecta a la vida de las personas, es una amenaza en toda regla. El contacto directo con otras personas supone un peligro debido al riesgo de contagio, por ello, cómo podemos controlar y monitorizar que se cumple con lo establecido en el Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo, lo establecido en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (que declaró el Estado de alarma), y normativa concordante y aplicable, para poder gestionar de la mejor manera posible la crisis generada por el coronavirus en general, y en particular para proteger la salud pública y garantizar el correcto funcionamiento de los servicios públicos esenciales.

Quizás algún debate a plantear sería hasta qué punto es posible el uso de drones (aeronaves pilotadas por control remoto) y cualquier otro medio tecnológico dentro del presente Estado de alarma. Respecto a los drones o RPAs, si tenemos en cuenta que la protección de la vida de todo ser humano es fundamental, debemos estar tranquilos, ya deben ser utilizados en su caso para defender los valores y derechos fundamentales que nos amparan como ciudadanos, a pesar de las restricciones de movimiento que existen en la actualidad. Los drones también tienen el potencial de salvar las vidas de los miembros de las mismas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado al ser controlados de forma remota y, por lo tanto, eliminar cualquier riego de contagio, lo cual también es sumamente importante.

Así pues, vemos que la vida es un regalo que debemos aprovechar todo lo que podamos sin hacernos daño los unos a los otros. Algunas de las preguntas que quizás deberíamos plantearnos cuando todo esto acabe serían, qué tipo de sociedad queremos. ¿Hemos tratado bien al planeta y a los ecosistemas que compartimos con otros seres vivos? ¿Qué debemos ser y hacer para ser mejores personas? ¿Hemos hecho felices a nuestros seres queridos? ¿Qué compromiso tengo con la sociedad? ¿Y con el medio ambiente? Todo sea por un mundo más justo en el que cabemos todos.

Continúa leyendo