El dilema de dónde invertir mis ahorros

La cultura del ahorro está cambiando debido a la coyuntura económica y aparecen nuevas ofertas para los pequeños ahorradores pero ¿son seguras?

Photo by Fabian Blank on Unsplash

El principio del ahorrador conservador, “no ganar con tal de no perder” ya no vale en los mercados financieros que cada vez son más complejos y sofisticados. La adopción de decisiones sobre el ahorro fundadas en los conceptos tradicionales de capitalización y descuento son cada vez menores. Hoy en la banca española no se consigue fácilmente que dejar el dinero en el banco durante un tiempo acordado implique la percepción de un interés (capitalización).

Hasta hace relativamente poco, el PYMA, (pequeño y mediano ahorrador) se conformaba con obtener un rendimiento nominal de su capital, las mas de las veces pequeño pero, eso sí, con la seguridad de obtener su devolución íntegra con un aumento de valor. Durante años esta ha sido la base de la cultura financiera de los PYMA: los depósitos bancarios, con o sin cartilla. La mecánica era sencilla: el interés por retrasar la disponibilidad del capital crecía en el tiempo. El PYMA, depositaba su dinero en un banco o caja por cierto tiempo y, a cambio, percibía intereses de la entidad, quién a su vez lo volvía a prestar, normalmente con garantías, cobrando un interés mayor, además de las correspondientes comisiones y gastos. En definitiva, quien prestaba dinero cobraba un precio por ello, el interés.

Un cambio dictado por las circunstancias financieras

Hoy día, en cambio, los mercados de deuda aplican intereses negativos, es decir, quien presta el dinero, el capital, lo hace aceptando que le devuelvan una cantidad menor a la entregada. Quien presta dinero paga un precio por ello, interés negativo. Hay que pagar por la seguridad de reintegro que ofrece el deudor.

El tipo medio de interés al que se prestan euros los bancos europeos entre sí, el Euribor, se situaba el pasado 15 de octubre en el  -0,303% para operaciones a un año. En este contexto, los bancos hace tiempo que dejaron de pagar los depósitos y algunos están planteando cobrar a los clientes por ellos.

La inestabilidad, y las pérdidas acumuladas en los últimos años por algunos de los valores refugio del ahorro de los PYMAS, hacen que la inversión directa en bolsa, la otra gran opción de ahorro tradicional, no constituya hoy un refugio adecuado para aquellos que busquen seguridad, sin sobresaltos.

Antes de tomas la decisión de si invertir o no en un fondo, es importante hacer un examen de su trayectoria y honorarios

En estas circunstancias los fondos de inversión aparecen  como una alternativa  razonable, ya que ofrecen un equilibrio entre rentabilidad y seguridad. Los fondos están integrados por las aportaciones de un número variable de ahorradores  (partícipes) que desean obtener rentabilidad y actúan a través de una sociedad gestora, que es la que administra y toma las decisiones sobre las inversiones que realiza el fondo, y de una entidad depositaria, que es la que custodia el capital (valores y efectivo que integran en cada momento el patrimonio del fondo). Ambas cobran comisiones por sus servicios, cuya cuantía varía de uno a otro fondo. La unidad de inversión es la participación,  y su valor de venta (llamado liquidativo) es el resultado de dividir el patrimonio total del fondo por el número de participaciones. 

Antes de tomas la decisión de si invertir o no en un fondo, es importante hacer un examen de la trayectoria y de la cuantía de los honorarios de la sociedad gestora y entidad depositaria. Las inversiones de los fondos pueden generar pérdidas si los valores adquiridos tienen una evolución negativa, pero la diversificación realizada con criterios profesionales favorece la compensación de una eventual pérdida por otro resultado positivo, reduciendo significativamente el riesgo.

Los avisos consejos de las autoridades financieras

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ofrece en su página web “publicaciones divulgativas diseñadas especialmente para los inversores minoristas”. Las Guías del Inversor “facilitan los conocimientos necesarios para que los inversores puedan adoptar sus decisiones de inversión de manera fundada”.

En las guías sobre fondos de inversión, la CNMV ofrece información sobre las distintos tipos y categorías, explicando los riesgos y las garantías que ofrecen los denominados fondos garantizados, que son aquellos que aseguran la inversión y un rendimiento mínimo, fijo o variable, siempre que se mantenga durante cierto tiempo la inversión.

Recientemente, el Vicepresidente del Banco Central Europeo ha señalado la conveniencia de que los supervisores exijan más garantías a los Fondos de Inversión para que dispongan de recursos que garanticen su liquidez, incluso ante una repentina demanda de retirada de fondos ya que se encuentran sometidos a menor regulación que la banca y no se encuentran garantizados como los depósitos bancarios, que tienen una cobertura de 100.000 euros por depositante.

El Foro Económico Mundial ha publicado un estudio que indica que los pensionistas de los países desarrollados sobrevivirán al menos 10 años a sus ahorros, así que la necesidad de asesoramiento financiero, es decir, sobre cuál es la mejor forma de invertir y diversificar el ahorro, parece ya un imperativo.

Los bancos y entidades de crédito ofrecen este tipo de  servicios. También lo ofrecen las sociedades y agencias de valores, las sociedades gestoras de carteras, las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva y las personas físicas o jurídicas inscritas en el registro de Empresas de Asesoramiento Financiero de la CNMV.

Así pues, ¿dónde invertir? Ese es el dilema

Continúa leyendo