A vueltas con la estrategia

Foro de Davos: los riesgos son cada vez más verdes

En el pasado Foro Económico Mundial se aseguró que los principales riesgos que amenazan ahora la economía global se derivan del cambio climático.

La activista climática Greta Thumberg saluda en Davos a la presidenta del Banco Central Europeo, Chistine Lagarde, / Gtres

Estamos gestionando los negocios en unos ecosistemas cada vez más complejos. El coronavirus y sus eventuales implicaciones, no solo sanitarias sino también en las relaciones EEUU-China, las próximas elecciones en EEUU, la materialización de un Brexit inesperadamente arrogante, la 4IR, la persistencia de las protestas en Francia y en Latinoamérica, un Oriente Medio polarizado en torno a Irán, los premonitorios incendios en Australia, la fragilidad política en el Sur de Europa, los altos niveles de deuda de los estados o la ralentización del comercio. Todo ello hace que gestionemos mirando detenidamente cada paso que damos. Bajando la mirada para asegurarnos que no tenemos ningún tropiezo ni resbalón. Y es tanto el mirar a nuestros pies que quizás desatendamos el camino. ¿Y si estuviéramos dirigiéndonos, paso a paso, con mucha prudencia, hacia el precipicio?.

En este contexto se ha desarrollado el encuentro de Davos, del Foro Económico Mundial, en cuyo marco se publica The Global Risks Report (GRR2020), en esta ocasión en su decimoquinta edición. Este GRR2020 ofrece una visión global excepcional de los riesgos con impacto negativo significativo en varios países o industrias, durante los próximos 10 años.

El informe, avalado por Marsh & McLennan y Zurich IG, se basa en una encuesta realizada a 800 personas del área empresarial, gobiernos, sociedad civil y lideres de opinión, entre Septiembre y Octubre de 2019. El 56% de los encuestados tenía entre 40 y 60 años, el 68% eran varones, el 25% economistas, el 38% correspondían al mundo empresarial y el 21% al académico, y el 44% procedían de Europa. Un estudio de estas características, con una visión a largo plazo, en el marco actual de incertidumbre, volatilidad y cortoplacismo, es un golpe de aire fresco independientemente del diagnóstico que ofrezca. Nos da la oportunidad de parar unos instantes y reflexionar sobre la solidez de nuestras estrategias. Sobre el camino que estamos recorriendo. 

Una bomba nuclear llamada cambio climático

Este último GRR2020 refleja novedades significativas. Por primera vez los medioambientales ocupan la primera plaza en el ranking de riesgos a largo plazo, tanto en probabilidad de ocurrencia como en nivel de impacto. Los 5 principales riesgos por probabilidad, y 4 de los 5 primeros por impacto, son medioambientales.

Durante los últimos 3 años se consideraba que el riesgo global de mayor impacto era el correspondiente a las armas de destrucción masiva que, además, presentaba una baja probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, ahora se considera que el fracaso de las acciones contra el cambio climático es, no solo el riesgo global de mayor impacto, sino el 2º con mayor probabilidad. En definitiva: una bomba nuclear que sí nos puede explotar.

Impacto de los riesgos a largo plazo / FEM

Una bomba que, en su trayectoria, viene acompañada de varios misiles que le hacen altamente letal por su alta probabilidad de ocurrencia: Sucesos climáticos extremos, desastres naturales, pérdida de biodiversidad/colapso de los ecosistemas naturales y desastres medioambientales producidos directamente por el hombre. Inmediatamente después de los 5 riesgos con mayor probabilidad se sitúan los correspondientes al actual proceso global de transformación digital: el robo/fraude de datos y los ciber-ataques.

El GRR2020 considera, como en años anteriores, que una reducción significativa en la disponibilidad de agua fresca, en calidad y cantidad, con efectos adversos sobre la salud humana y/o la actividad económica es un riesgo social. Pero entonces ¿no lo serían también todos los riesgos medioambientales? Si consideráramos la disponibilidad de agua como un riesgo también medioambiental, el peso de estos en el ranking volvería a aumentar indefectiblemente. Por otro lado, las epidemias masivas se consideran riesgos sociales de alto impacto pero con una probabilidad inferior a la media de los 30 riesgos valorados (he aquí una muestra, el coronavirus, de que una probabilidad de ocurrencia, aún considerándose reducida, no excluye que un suceso pueda ocurrir en cualquier momento durante los 10 años de estimación).

Los riesgos geopolíticos cotizan a la baja

No hay que olvidar los riesgos geopolíticos en este GR2020 que, aunque han ido bajando en el ranking de riesgos globales y están ensombrecidos por el protagonismo de lo climático, siguen estando en posiciones de franca amenaza: la incapacidad de las instituciones de gobierno, globales o regionales, para resolver conflictos económicos, geopolíticos o medioambientales sigue siendo unos de los riesgos de alta probabilidad e impacto.

Aunque el WEF pronostica riesgo de estancamiento para la economía global y el FMI ha reducido sus previsiones en su último World Economic Outlook (Enero 2020), es notable la ausencia de riesgos económicos en la tabla de los 10 de mayor impacto a largo plazo y solo uno, el décimo, en el ranking de los de mayor probabilidad (las burbujas de activos en economías major).

Probabilidad de los riesgos a largo plazo / FEM

El GRR2020 refleja también las interconexiones entre riesgos, en opinión de los encuestados. Aquí nuevamente los riesgos medioambientales presentan una gran centralidad, con interconexiones muy fuertes entre el fracaso de la lucha contra el cambio climático y los sucesos meteorológicos extremos, alrededor de los cuales pivotan directamente las epidemias, los problemas del agua, la perdida de biodiversidad, las migraciones o los fallos de gobernanza global.

Si se analizan únicamente las respuestas de la encuesta correspondientes a los Global Shapers, el grupo de jóvenes lideres y emprendedores globales (200 personas), el carácter medioambiental de los riesgos percibidos se acentúa notablemente. Aparentemente la sensibilidad medioambiental de las próximas generaciones de lideres es mas acusada: solo quedaría esperar que no se quede en un trending topic, que reconstruyan la legitimidad de las instituciones multilaterales y que, en cualquier caso, dispongan de plazo suficiente para corregir la situación. Porque en lo referente al corto plazo, los principales riesgos percibidos para este ejercicio 2020 siguen siendo las confrontaciones económicas entre las principales potencias (igual que en el informe anterior) y la polarización política a nivel nacional, aunque seguidos muy de cerca por los riesgos asociados a las olas de extremo calor y la destrucción de los ecosistemas.

Continúa leyendo