Gestión de equipos híbridos, velocidad vs. autonomía

Fuera de los gigantes tecnológicos, se habla de que el 57% de las empresas está retomando actividades de forma híbrida, con predominio del trabajo a distancia. Aunque el 75% de los empleados prefiere teletrabajar, según una encuesta reciente del grupo Adecco.

teletrabajo
iStock

Muchas son las compañías que, por segundo año consecutivo, planifican el modelo de vuelta a la oficina y el peso en cada caso del trabajo en remoto. Así, mientras que los empleados de Facebook, por ejemplo, tendrán más fácil acogerse a la opción del teletrabajo de manera indefinida, en Google, los permisos para trabajar solo en remoto se darán en casos excepcionales. Y del ecosistema de los llamados GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) es Amazon quien defiende el trabajo presencial como parte de su cultura, que considera que ir a la oficina permite "inventar, colaborar y aprender de manera más eficiente". Respecto de Apple, se plantea un modelo híbrido en su plan laboral pos-Covid destacando las ventajas del trabajo presencial para impulsar la colaboración e innovación.

Fuera de los gigantes tecnológicos, se habla de que el 57% de las empresas está retomando actividades de forma híbrida, con predominio del trabajo a distancia. Aunque el 75% de los empleados prefiere teletrabajar, según una encuesta reciente del grupo Adecco.

Sin duda, el contexto actual ha traído nuevos desafíos para las organizaciones en relación a la estructura y diseño de equipos de trabajo. Las tendencias de los nuevos escenarios apuntan a la configuración de equipos híbridos (físicos y virtuales), más colaborativos y ágiles.

¿Cómo será el liderazgo de estos equipos híbridos?

Para los líderes de las organizaciones, es fundamental identificar y comprender el momento actual de madurez y disposición al cambio. Esta reflexión es clave para poder fijar la velocidad del cambio hacia este modelo mixto. En este periodo de un año, el buen funcionamiento de los equipos a distancia ha sido un ejercicio con fuego real para muchas compañías que antes dudaban de cómo ponerlo en marcha. Aceptado el reto, se pasa de una mentalidad de mando a un estilo de liderazgo diferente, que busca impulsar el crecimiento de los equipos desde la confianza en que ellos pueden organizar su tiempo y su trabajo.

En general, las empresas buscan un equilibrio que permita hacer remotas algunas tareas para combinar los aspectos más positivos del teletrabajo sin perder lo valioso de la presencialidad. Ojo porque en la experiencia del trabajo remoto no todo es positivo. Hay numerosos testimonios del vacío social, un mayor cansancio y saturación como síntomas de tantos meses sin pisar la oficina. El espacio físico se recuperará para interactuar, laboral o socialmente. Aunque la productividad no ha caído con el teletrabajo y en el futuro las empresas podrán ahorrar muchos metros cuadrados de espacio, la falta de interacción informal, en los pasillos, en el café, está provocando un distanciamiento emocional entre las personas que se ve necesario recuperar.

El equilibrio estará en un management que debe ser evolutivo y flexible. Estos mismos líderes han ido incorporando dinámicas de coordinación y reporte mediante relaciones meramente virtuales durante la pandemia. Hoy, estas ya constituyen competencias básicas en la búsqueda de nuevos ejecutivos que vayan a liderar equipos.

 

Oscar Velasco

Socio Director

Consultora Olivia

Continúa leyendo