Individualizar en tiempos de coronavirus

Comunicar de manera efectiva es hoy en día uno de los mayores retos a los que se enfrentan las empresas y organizaciones.

Laura de la Fuente

CEO de Snippet

Comunicación y coronavirus
Getty

Ahora, más que nunca, pensamos que pymes, tiendas o establecimientos deben dirigirse a las personas, de una forma cercana y personal. Ahora, más que nunca, también las grandes compañías deben dejar de hablar de clientes, usuarios o empleados, para dirigirse a los individuos de uno en uno. Se trata de una nueva realidad que algunos ya estábamos anunciando, y que hoy en día como consecuencia de la crisis del coronavirus ha acelerado su desarrollo: la transición inevitable de la personalización hacia la individualización.   

¿Y qué es la individualización? Sencillamente comunicarnos llamando a cada persona por su nombre y hacerlo a través de mensajes centrados en lo que realmente les interesa. Una interacción UNO A UNO, caracterizada por ser rápida, muy visual y basada en los deseos y anhelos de cada individuo.  

En esta nueva forma de comunicar, el avance de la tecnología tiene ya un impacto clave y así se está poniendo de manifiesto en la forma de comunicar y llegar a la gente durante esta crisis. Hoy más que nunca es importante que las marcas y empresas se centren en cuidar a las personas, en llegar a su corazón a través de mensajes emocionales, que impacten y no pasen de largo utilizando herramientas como los vídeos, la música o el relato de historias del día a día. La emoción transparente y honesta es el nuevo MUST para llegar y quedarnos en la vida de las personas, por eso es hora ya de fomentarlo y desarrollarlo.

¿Y qué es la individualización? Sencillamente comunicarnos llamando a cada persona por su nombre y hacerlo a través de mensajes centrados en lo que realmente les interesa

En esta línea hemos podido ver en las últimas semanas marcas mandando mensajes de apoyo, aliento y de responsabilidad, empresas que de manera honesta y sencilla reconocen la responsabilidad de la gente, y sobre todo el agradecimiento a la labor de los profesionales que salen cada día a la calle para proteger al resto.

Esta realidad repleta de historias reales ha hecho que algunas organizaciones, como la mía, por ejemplo, reinventemos nuestros productos y soluciones para desarrollar plataformas de comunicación reales que hablen una a una a las personas, permitiendo no sólo una conexión real e inolvidable con la gente sino también poder ofrecer ayuda y apoyo en un momento tan delicado y difícil. Es el caso de la iniciativa quierodecirtegracias.snippet.es con la que permitimos enviar mensajes de agradecimiento uno a uno a nuestros héroes y heroínas de esta crisis. Tan sólo hay que introducir en la web el nombre, apellido, ciudad y la profesión de cada persona para crearle un vídeo de agradecimiento hecho a medida que poder enviarle a través de correo electrónico o Whatsapp.  

Y es que creemos que es hora de ayudar a las empresas para que puedan demostrar que las personas son importantes para ellos. Un ejemplo particular es Orange: la empresa ha decidido que felicitará a los niños por portarse tan bien y ayudar a sus padres durante el confinamiento. Y lo hará, a falta de prescriptores reales, con un personaje ficticio de dibujos animados que los niños adoran: el divertido personaje de “El asombroso mundo de Gumball”.  

Información veraz y prevención durante la pandemia

Además de la transformación de la comunicación en mensajes cercanos e individuales, los especialistas del sector estamos atacando otros frentes de forma muy directa. Así estos días colaboramos con empresas y entidades cuyo objetivo es desarrollar nuevas comunicaciones que muestren información verídica relacionada con la pandemia. No paramos de escuchar, que hay noticias que no son fiables en la red, y por ello creemos que uno de los grandes activos para acabar con este virus, es la defensa y desarrollo de la información de una manera controlada y contrastada en todo momento.   
 
A través de la individualización también se pueden compartir mensajes de prevención o de actuación, completamente individuales, en función de si eres una persona de riesgo, de donde estás ubicado, de la edad, del tipo de profesión o empresa que tienes. Esto ya es una realidad, a través de la puesta en marcha de herramientas y plataformas que ayudan en el proceso permitiendo hablar a la gente en primera persona y de uno a uno.  
 
En definitiva, más que nunca tenemos que apoyar y comunicar sobre la idea de que las personas somos el centro de todo. Ahora más que nunca, y por encima de los políticos o la amenaza real del virus, estamos demostrando no sólo la importancia de nuestras acciones y trabajo colectivo, sino y sobre todo el valor que cada persona tiene a nivel individual.  Eso por ello que pensamos que por fin ha llegado la hora de que la tecnología nos ponga en valor.  

También te puede interesar:

Continúa leyendo