La pandemia devuelve a la UVI a los medios de comunicación

La publicidad, que había caído un 50% de 2007 a 2019, ha desaparecido de los medios con la crisis provocada por el Covid-19

Sala de prensa
Sala de prensa de la Casa Blanca / Getty

Las medidas que ha tenido que tomar el Gobierno para poner coto a la pandemia del coronavirus amenazan con ser la puntilla para los medios de comunicación. Los periódicos se regalan y apenas tienen publicidad, las radios cifran la caída en un 80% y la televisión en más de un 45%, y esto con incrementos de audiencia de más del 40%. Es de sentido común, si la población está encerrada en casa, consume información y entretenimiento, pero poco más si sólo puede salir al supermercado y la farmacia. 

La pérdida de ingresos de esta semana de estado de alarma se va a prolongar por varios meses, no se sabe cuántos. Este golpe se suma a la dura caída que ya viene arrastrando el sector desde que estalló la crisis en 2007 y la ruptura del modelo que ha supuesto internet. Por eso, las diferentes organizaciones que aglutinan a los medios de comunicación han pedido formalmente al Gobierno un plan de rescate. Ese programa de ayuda no tiene nada que ver con el estándar ofrecido a las empresas, que vale para que una fábrica de zapatos de Alfaro cierre y mande a la plantilla a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo y que pague el Estado. Los medios, aunque no tengan ingresos, no pueden mandar a los periodistas a casa cuando sus clientes están ávidos de su producto y lo consumen compulsivamente.

Más de una década de caída de ingresos

Los números pre-coronavirus ya eran suficientemente duros. Desde 2007 -año en el que España y el sector de medios de comunicación hicieron cumbre- hasta el cierre del año pasado, los ingresos por publicidad han caído un 49,9% en los diferentes soportes, frente a un crecimiento del 1.208% de la inversión publicitaria en buscadores de Internet y redes sociales. Esta dispar evolución es la que hace que el gasto publicitario en España haya caído “sólo” un 24,8%.

El desplome de la publicidad no ha sido simétrico por soportes. La radio es la que mejor ha aguantado, con un descenso casi el 32% y los dominicales de los periódicos los que peor, con una caída del 82%, en medio se queda televisión que baja un 42%; la prensa, un 60%, y las revistas, un 70%. La publicidad exterior (vallas, paradas de autobuses, quioscos, etc..) y el cine han aguantado mejor. 

La importancia social del sector

Todos los sectores son importantes en una economía y pocos pueden soportar un desplome semejante, que sólo es comparable con lo que ha sucedido en el mercado inmobiliario y en la banca, donde han desparecido muchas entidades como consecuencia de la caída de ingresos y la transformación digital.

Pero el sector de los medios de comunicación no es un sector menor porque no salga entre los que tienen más personas ocupadas. La importancia de este sector es fácil de entender especialmente en momentos como este, donde la población necesita información y entretenimiento a partes iguales para soportar su confinamiento, y además hay que facilitárselos en todos los formatos posibles y allá dónde esté y a la hora que esté. 

Los medios de comunicación son básicos para la formación de opinión y, por tanto, para la construcción de una sociedad libre y democrática, de hecho son los depositarios del derecho a la información cuyos titulares son los ciudadanos. Además, los medios de comunicación son elementos sustanciales de la cultura de un país, de aquello que nos singulariza, y es esencial en la conformación de una identidad. Cuando uno está en Canarias, por ejemplo, sabe que está en España porque al poner la tele, escuchar la radio o acercarse al quiosco se encuentra lo mismo que en Cádiz, Bilbao o Barcelona. Está claro que no está en Marruecos, el país más cercano, ni en Argentina, por mucho que se maneje el mismo idioma.

Los medios de comunicación son elementos sustanciales de la cultura de un país, de aquello que nos singulariza, y es esencial en la conformación de una identidad

La supervivencia de los medios y las 'fake news'

Curiosamente, las nuevas tecnologías y formas de consumo de la información han llevado a un desplazamiento de la publicidad hacia canales como los buscadores (Google) y las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, etc). Pues bien, el beneficio que obtienen tributa en España próximo a cero. En televisión, Netflix, HBO, Amazon TV, Rakuten TV y Apple TV amenazan con dejar Atresmedia y Mediaset sin audiencia e ingresos. Todas estas multinacionales, que ganan al año decenas de miles de millones no tributan prácticamente nada en España.

Los medios de comunicación, que ya se estaban moviendo para buscar sus propios sistemas de supervivencia, se ven que vuelven al infierno y por eso han lanzado un SOS al Gobierno. El Mundo puso en marcha en febrero su fórmula para cobrar a los lectores de su versión digital; El País la ha lanzado este mes y el ABC y el resto de medios del grupo Vocento tienen previsto hacerlo en este año. El estallido de la crisis del coronavirus ha provocado que El País haya pasado de querer cobrar por la versión digital a regalar el pdf de la edición en papel. Adiós a todos los planes.

Es evidente que el Gobierno tienes muchas urgencias, pero no puede mantener por mucho tiempo a los medios de comunicación en la UVI. Hasta Correos pone palos en la rueda y no distribuye periódicos y revistas amparándose en el “estado de alarma”. Más vale que esto lo cambie rápido, el sistema de distribución de Correos es vital no sólo para Amazon, lo es sobre todo para los ciudadanos de la España vaciada, que tienen acceso a los periódicos y todo tipo de publicaciones profesionales a través del cartero. Que España no caiga en la pandemia de las fakenews, de Putin o Trump, que lo mismo da, depende que tengan un sistema de financiación transparente y suficiente

Continúa leyendo