Aprendiendo a leer una nómina: la desglosamos punto por punto

Todos los trabajadores por cuenta ajena reciben una nómina al final de mes. Sabemos que es el soporte documental del dinero que recibimos por nuestro trabajo, pero en la mayoría de los casos no conocemos todos y cada uno de los conceptos que muestra, y mucho menos su repercusión.

Aprendiendo a leer una nómina
Feepik

A día de hoy, todo el mundo sabe que la nómina es aquel documento donde se registra el sueldo de los trabajadores incluyendo tanto los salarios, como las bonificaciones y las deducciones. Supondrá la cantidad a pagar a los empleados con la finalidad de remunerar los trabajos prestados por ellos durante un período de tiempo determinado.

Pero no debes conformarte con conocer únicamente el líquido a percibir, que es lo que te ingresará el pagador. El resto de conceptos son importantes porque pueden llegar a tener implicaciones en caso de desempleo, así como en otras circunstancias.

Desglose de la nómina punto por punto

Datos identificativos

En primer lugar, encontramos los datos identificativos de la empresa, señalando datos como la dirección y el código de cotización; igualmente aparecen los datos identificativos del trabajador en cuestión, en su caso los datos personales, así como el tipo de contrato, categoría profesional y antigüedad en la empresa.

Días naturales

Por su parte, encontramos también un apartado en la misma nómina donde se contabilizan los días naturales comprendidos en el periodo de liquidación, es decir, muestra el intervalo de tiempo por el cual se remunera al trabajador; suele corresponder con el mes, aunque se dan casos en que las nóminas son quincenales o semanales.

Retribución salarial

También se contabilizan los importes percibidos por el trabajador, dividiéndose entre las percepciones salariales, que están conformadas por los conceptos fijados en el convenio colectivo de aplicación en la empresa, y, por otro lado, las percepciones extrasalariales, en las que se incluyen conceptos que no se consideran estrictamente como salario, como podrían ser las dietas, gastos de locomoción o pluses por retribución en especie. Se contabilizará conjuntamente tanto las percepciones salariales como la extrasalariales, siendo esto la retribución bruta del trabajador.

Es importante que todos los extras y retribuciones aparezcan en la nómina ya que será la base de cálculo para cualquier prestación, como la de desempleo o jubilación.

Deducciones y cuantía final

En la misma nómina se establecerá las deducciones que se hayan realizado por conceptos al salario bruto y el detalle de los cálculos teniendo en cuenta la base y el tipo de porcentaje aplicado y pudiendo estar marcadas por la legislación vigente, así como por otros tipos de deducciones como los anticipos o embargos. 

Se tratará, con carácter general, de los descuentos a la Seguridad Social, que será el porcentaje que cada trabajador ha de pagar en función de la base de cotización y no podrá en ningún caso exceder el 6,7 %; así como el descuento del Impuesto de la Renta de Personas Físicas (IRPF), que supondrá un porcentaje a descontar del salario bruto considerando lo establecido en la normativa al efecto, y oscilará entre el 0 y el 35 %, dependiendo de cada trabajador. 

Se apuntará el total a deducir incluyendo la suma de todas las deducciones que se hayan computado, y una vez obtenida dicha cantidad, el total a percibir, que será la diferencia entre el total devengado y las deducciones, obteniendo así el líquido total a percibir. En otras palabras, la cuantía que finalmente cobra el trabajador, que hace referencia al salario líquido.

Otros datos

Se apuntarán también la firma y sello de la empresa, junto con la fecha en la que se firme y el recibo por el que el trabajador efectivamente reciba el salario reflejado.

En la parte inferior de la nómina se establecen los conceptos de las aportaciones de la empresa a la Seguridad Social y la base sujeta a retención del IRPF, las bases de las aportaciones a las que se les aplica el tipo de porcentaje, así como el propio porcentaje y, por último, los importes obtenidos una vez hayan sido aplicados.

Teniendo claro todos los puntos que figuran en la nómina, ahora te será fácil diferenciarlos, comprobar que sean correctos, y en caso de que no lo sean, hablar con tus superiores para solventar la duda/errata que pueda figurar en la misma.

También te puede interesar:

Continúa leyendo