China lidera el empleo en el sector de las energías renovables

El gigante asiático tiene más de 4 millones de trabajadores en puestos relacionados con fuentes de energía limpias, casi el 40% de los empleos a nivel mundial

Cuando nos ponemos a valorar números globales de casi cualquier cosa y China las comparaciones son odiosas. Con una población de 1.386 millones de personas el incremento de consumo energético de la segunda potencia  del mundo va a la par que su crecimiento económico, que Pekín vigila, lidera y guía. Por eso no sorprende ver como en pocos años el gigante asiático se ha convertido en el primer empleador del sector de las energías renovables.

 

Importaciones mundiales de petróleo crudo. FUENTE OEC

Pese a ser el principal importador de petróleo crudo del mundo, con un 18% de las importaciones mundiales según la web OEC - especialista en la comparativa de datos económicos-  ante los vaticinios del agotamiento de los yacimientos y las alertas ante el cambio climático, China se ha puesto las pilas (verdes). En 2018 empleó a más de 4 millones de trabajadores en el sector de las energías limpias, casi el 39% de los 11 millones de puestos de trabajo del mundo.

Según un informe publicado por Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, en sus siglas en inglés), el empleo del sector creció en 2018. Tras China, los países que más empleo generan en este ámbito son Brasil, Estados Unidos e India, con el permiso del conjunto de la Unión Europea, donde trabajan en el gremio energético limpio más de 1,2 millones de personas. Para la organización internacional, uno de los principales motivos para la expansión del sector es la creciente globalización de las capacidades de generación de energía y, en menor medida, la construcción de plantas de ensamblaje en nuevos países.

La fotovoltaica toma la delantera del resto de fuentes energéticas

IRENA también señala que no en todas las vías de producción energética están creciendo lo mismo. La fuente  en la que parece que la mayoría de las potencias mundiales están echando el resto es en la fotovoltaica, que emplea a un tercio de la mano de obra de todas las renovables.

La creación de electricidad transformando la luz solar ha crecido en lugares como India, el Sureste Asiático y Brasil, mientras que su crecimiento se ha ralentizado en China, Estados Unidos y Europa.

Por su parte, las plantas hidroeléctricas siguen siendo las que más capacidad de producción tienen, pero su crecimiento se ha ralentizado en los últimos años.  De los 2,1 millones de empleos que hay, la gran mayoría son en tareas de gestión y mantenimiento.

La otra gran fuente energética que vive tiempos felices es la de los biocombustibles. Aquí, Brasil tiene poca competencia. Su sistema de cadenas de suministro de trabajo da empleo a más de 800.000 personas, más que ningún otro país del mundo. La gran competidora del país amazónico es la Unión Europea, pero mientras que los brasileños se centran en los biocombustibles líquidos, los europeos lo hacen en los sólidos. La otra gran diferencia que destaca el informe de IRENA es que en el Viejo Continente  la producción de este tipo de energía está mucho más mecanizada, por lo que emplea a menos personas.

En cuanto a la producción de energía eólica, dónde Europa manda con diferencia, las plantas terrestres (onshore) siguen predominando sobre las marítimas (offshore). IRENA apunta que la producción en el mar se podría beneficiar de la experiencia y tecnología desarrollada por la industria de la perforación del gas y el petróleo para dar un impulso a su desarrollo.

Continúa leyendo