Cómo vestir para causar buena impresión en una entrevista de trabajo: 3 consejos que te pueden ayudar

¿Qué necesitas ponerte para una entrevista de trabajo? Aquí te brindamos las recomendaciones más interesantes para tener mayores probabilidades de éxito

Entrevista
Saludo durante una entrevista de trabajo.

Si la primera impresión es muy importante, lo es todavía más cuando la intención es ser seleccionado para un puesto de trabajo. Por eso, hay que tener en cuenta algunas reglas básicas para conocer qué vestimenta elegir para ir a una entrevista de trabajo.

Acudir a una entrevista de trabajo siempre es algo delicado y necesita de una gran preparación para conseguir ser seleccionado para el puesto. Hay que estudiar la historia de la empresa de la que queremos formar parte, mostrar seguridad, saber cómo responder correctamente a las preguntas, mantener una postura y lenguaje corporal adecuado y, por último, causar buena impresión a simple vista. Este último punto es muy importante porque el primer impacto siempre es visual y puede ayudar a ganar puntos con el entrevistador.

Analizar el puesto y la empresa

El primer paso para acertar con la  vestimenta es saber a qué puesto se opta, para qué empresa y para qué rango. No es lo mismo hacer una entrevista para ser directivo con personal a cargo, que para ser becario en una empresa pequeña o mediana. Puede parecer algo obvio, pero tendría poco sentido ir con traje y corbata a una entrevista de trabajo para ser mecánico o ir con deportivas y camiseta para optar a ser gerente de cuentas en un banco.

En este mismo sentido, es muy recomendable estudiar la filosofía de la empresa y su código de vestuario. Probablemente, si se trata de una startup creada por gente joven no sería del todo adecuado dar una imagen demasiado conservadora. Mientras que si es una empresa en la que existe una normativa a la hora de vestir, como sucede en los bufetes de abogados por ejemplo, sería mucho más adecuado acoplarse a esa normativa.

La ropa

Una vez que se tienen claras las exigencias que requiere el puesto y la filosofía de la empresa, el segundo paso es elegir la ropa. El primer punto es no utilizar ropa ni demasiado ajustada, ni demasiado holgada. Es mejor utilizar un punto neutro en estos casos. Para los hombres suele ser preferible optar por camisas en lugar de camisetas y para las mujeres sucede lo mismo, una blusa o un vestido dan mejor impresión. Del mismo modo, siempre es preferible la manga larga o francesa en lugar de los tirantes y evitar las faldas cortas y los escotes pronunciados en el caso de las mujeres.

En el caso de los varones, y en dependiendo de la filosofía de la empresa, no está bien visto utilizar pantalones cortos o bermudas, aunque la entrevista sea en verano. Igual de importante a la hora de elegir la ropa es conseguir sentirnos cómodos. Aunque la idea es causar buena impresión, no se trata de disfrazarse o de usar un estilo completamente diferente al nuestro.

El calzado también debe ser adecuado. Lo recomendable es optar por algún tipo de zapato cerrado, evitando las chanclas y las sandalias. Tampoco son la mejor opción unas deportivas, especialmente si el puesto de trabajo requiere un vestuario formal.

Continúa leyendo