Derecho a la desconexión digital: ¿Qué es y cuándo se aplica?

En España se implantó en 2018, y con el desarrollo forzado del teletrabajo se antoja más vital que nunca. Sin embargo, solo el 27 % de las empresas aplica este derecho que busca cuidar el descanso del empleado.

Derecho a la desconexión digital
Getty

El derecho a la desconexión digital se implantó en España en el año 2018, sin embargo, aún son muchas las empresas que no han articulado los mecanismos necesarios para llevarla a cabo. Un derecho del trabajador que aún se hace más necesario en tiempos de COVID-19, donde la mayoría de los empleados están teletrabajando desde sus casas y a través de dispositivos digitales.

¿Qué quiere decir desconexión digital?

Un ejemplo de que el trabajador cada vez desconecta menos es que al desplazarse la oficina al hogar por culpa de la pandemia, los trabajadores han ampliado sus jornadas laborales con 3 horas extra al día, según datos de Bloomberg, que se basó en la medición del tiempo de conexión a las VPN (la red privada virtual que conecta con la empresa).

Es el derecho de los trabajadores a no conectarse a ningún dispositivo digital de carácter puramente profesional durante sus períodos de descanso y sus vacaciones. Dicho de otra forma, es el derecho a no contestar comunicaciones, llamadas, emails, mensajes o WhatsApp de trabajo fuera de su horario laboral.

Este derecho abarca desde el mismo momento en el que el trabajador finaliza su jornada laboral hasta que vuelve a iniciar la siguiente. Por ejemplo, si un viernes termina la jornada laboral de un trabajador a las 15:00 horas y no vuelve hasta el lunes siguiente a las 8:00 horas tiene todo ese espacio de tiempo el derecho a desconectar todos sus dispositivos electrónicos profesionales.

Se reconoce para respetar el tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de la intimidad personal y familiar de los trabajadores. Es decir, la empresa puede enviar un email cuando quiera, pero el trabajador tiene derecho a no responder hasta que comience la jornada laboral.

¿Cuál fue el primer país en implantarlo?

El derecho a la desconexión digital tiene su origen en la "Loi du Travail" francesa del 8 de agosto de 2016, que entró en vigor el 1 de enero de 2017. Su objetivo era garantizar el derecho al descanso, la conciliación de la vida personal y familiar, y prevenir riesgos para la salud a los trabajadores.

La regulación francesa deja en manos de la negociación colectiva el desarrollo de este derecho, siendo un aspecto a tratar en el marco de la negociación anual sobre "igualdad profesional entre hombres y mujeres y calidad de vida en el trabajo". Mientras que, en aquellas empresas sin representación de los trabajadores, tendrá que elaborarse una normativa interna, previa audiencia de la representación de los trabajadores. Finalmente, en la normativa francesa se recoge la obligatoriedad para las empresas de emprender acciones formativas de sensibilización y uso razonable de las herramientas electrónicas profesionales.

¿Cuándo se instauró en España?

La Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, en vigor desde diciembre de 2018, reconoce la desconexión digital como una condición indispensable en las relaciones laborales.

El artículo 88 de la norma determina que los trabajadores y empleados públicos tienen derecho a que, fuera de su horario de trabajo, sus empleadores respeten su tiempo de "descanso, permisos y vacaciones", así como su intimidad personal y familiar con el objetivo de potenciar la conciliación.

Dos años después parece que el derecho no se está llevando a cabo. Según un estudio realizado por el portal de empleo Infojobs, el 67 % de los empleados españoles contesta a emails y responde al móvil fuera del horario. En cuanto a las empresas, el porcentaje aún es menor, solo el 27 % de las empresas afirma tener una política de desconexión digital.

Continúa leyendo