La empresa post-coronavirus / Íker Barricat, director general de The Adecco Group España.

“En momentos de incertidumbre y miedo la comunicación se vuelve algo imprescindible para una empresa”

Íker Barricat,director general de The Adecco Group España, no cree que la incertidumbre creada por la crisis del coronavirus haya pasado, sino que sigue siendo el principal peligro económico.

Íker Barricat
Íker Barricat / ADECCO GROUP

Una de las consecuencias más negativas de la crisis del coronavirus a nivel mundial ha sido la incertidumbre generalizada. No saber a nivel sanitario, a nivel económico, a nivel social, incluso, a nivel político. Por eso, Íker Barricat, director general de The Adecco Group España, afirma que “es fundamental evitar medidas que lejos de ayudar, entorpezcan esa recuperación”. 

Esa omnipresencia de la incertidumbre y sus inesperados efectos la han notado en el sector de los recursos humanos desde un primer momento. Como cuenta Barricat, en pocos meses las empresas han pasado de buscar formas de atraer y retener el talento a ponerse en modo supervivencia y “gestionar esta situación de la mejor forma posible para proteger su viabilidad futura”. 

¿Qué es para usted la nueva normalidad?

Es difícil responder a esta pregunta por dos razones. 

  • En primer lugar, por el hecho de que estamos ante una situación de continuo cambio y máxima incertidumbre, donde cada día aprendemos un poco más de la enfermedad y adaptamos nuestros comportamientos a estas nuevas circunstancias por lo que es difícil decir qué es esa nueva normalidad.  
  • En segundo lugar, porque algunas de esas realidades que estamos viviendo desde, mi punto de vista, deben ser temporales por lo que no creo ni quiero que se conviertan en algo normal.  

De lo que estoy seguro es de que, si ya antes el futuro era difícil de predecir y por tanto era necesario desarrollar, o fortalecer, algunas cualidades como la adaptación al cambio y el desarrollo de la empatía en un sentido amplio, ahora esas cualidades son imprescindibles en la nueva normalidad. 

¿Están preparados por si se produce un nuevo rebrote o una nueva pandemia? ¿Qué escenarios manejan? 

Pues yo diría que no lo suficiente. Por un lado, nuestro sistema sanitario se encuentra exhausto tras el tremendo esfuerzo realizado por todos los profesionales durante las fases más duras de la pandemia y por otro desde el punto de vista de económico, la actividad económica apenas ha recuperado una mínima parte de su volumen habitual lo que ha llevado a las pequeñas y medianas empresas a encontrarse en una situación complicada de cara a afrontar un nuevo rebrote que conlleve de nuevo cierres de actividad.  

De todas maneras, debemos ser positivos, a lo largo de estos meses hemos sacado grandes aprendizajes sobre lo que debemos hacer y lo que tenemos que evitar que sin duda alguna serán de gran ayuda antes posibles rebrotes. 

¿Cómo ha cambiado su sector de diciembre de 2019 a mediados de 2020?

El sector de los RRHH es un sector fuertemente vinculado a la actividad y al crecimiento económico. En una economía dinámica, como la que teníamos en diciembre de 2019, las principales preocupaciones de las empresas eran la atracción del talento y el desarrollo de las personas de la organización. En ese escenario, aunque se veían ciertos síntomas de agotamiento la creación de empleo era la característica principal. 

Hoy ese escenario ha cambiado radicalmente. El parón completo de la economía derivado de la crisis del Covid-19 ha provocado que la principal preocupación de las empresas hoy sea la de gestionar esta situación de la mejor forma posible para proteger su viabilidad futura.

Del lado de la actividad propiamente dicha el sector ha sufrido una caída sustancial de la misma en valores cercanos al -40%, lo que pone en riesgo la viabilidad de muchas pequeñas y medianas empresas de nuestro sector. 

“No estamos lo suficientemente preparados, ni sanitariamente ni económicamente, para un nuevo rebrote”

¿Cree que su plantilla está preparada y lista para los cambios que se han producido o la adaptación va a tardar un tiempo y habrá que tener paciencia?

Con respecto a nuestra gente solo puedo tener palabras de agradecimiento y orgullo por el trabajo realizado en estos dos meses. Desde un punto de vista tecnológico en Adecco estábamos perfectamente preparados para desarrollar nuestras actividades de manera remota gracias a las inversiones en tecnología y sistemas realizadas en los últimos años. Además, ya habíamos instaurado un día de teletrabajo para toda la plantilla además de la flexibilidad horaria mucho antes de la pandemia. Sin embargo, para poder gestionar esta crisis no solo hay que disponer de la tecnología necesaria, sino tener un equipo humano excepcional.  

En Adecco siempre decimos que lo que nos hace especiales son las personas, y en esta crisis nuestra gente lo ha vuelto a demostrar. Han estado cerca de nuestros clientes y trabajadores en los momentos en los que necesitaban, garantizado que disponían de la mejor información y asesoramiento sobre la mejor forma de enfrentarse a cada uno de los retos que hemos vivido en estas semanas. 

¿Cómo ha cambiado en algo su manera de dirigir la empresa? ¿Afronta el día a día de manera distinta? 

Yo no diría que cambia la manera de dirigir la empresa como tal, lo que sí creo es que hay algunas áreas que toman un mayor protagonismo.  

En primer lugar, la comunicación, que siempre es capital, pero que estos momentos de incertidumbre y miedo se vuelve algo imprescindible. Compartir con los colegas los retos a los que nos enfrentamos y la manera en que lo vamos a hacer, el porqué de las cosas es fundamental.  

En segundo lugar, la humildad en el sentido de reconocer que desafortunadamente no tenemos todas las respuestas y que las decisiones que tomamos tienen un cierto punto de incertidumbre. Una humildad que debe llevarte a reconocer rápidamente las equivocaciones y que debe ir acompañada de una cuarta característica, la agilidad en la toma de decisiones y la ejecución de las mismas. 

Por último, la confianza en el equipo, fomentando el sentido de unidad y la idea de que juntos somos más fuertes. Para ello es clave dirigir con un modelo de gestión basado en objetivos claros y sencillos, donde las personas sepan que se espera de ellos y asuman la responsabilidad de conseguirlos.  

¿Cuál ha sido la decisión más dura que ha tenido que tomar estos meses y cómo se llega a ella?

Mas que una decisión yo haría referencia a una situación. Como comentaba anteriormente en dos semanas se produjo en nuestro sector una caída de la actividad sin precedentes en nuestra historia. Esta caída de actividad supuso que miles de personas perdiesen su puesto de trabajo de la noche a la mañana fruto de la crisis sanitaria. Gestionar esta situación ha sido uno de los momentos más difíciles que hemos vivido como profesionales. Es por ello que desde el inicio nos dimos cuenta que era importante tratar de poner todos los medios a nuestro alcance para tratar de minimizar este impacto y lanzamos diferentes iniciativas agrupadas en el programa “Movilización por el empleo”.  

“Las pequeñas y medianas empresas de RRHH están en riesgo”

¿Qué les han transmitido sus clientes en estos meses? ¿Qué cambios han notado en su relación con ellos?

La verdad es que esta es una de las partes más gratificantes de esta difícil situación. Durante estos meses, nuestros clientes nos han transmitido su agradecimiento por nuestra cercanía, por nuestra preocupación en resolver sus problemas anticipando sus necesidades, y por nuestro compromiso con la prestación del servicio, ofreciéndoles las mejores soluciones en cada momento. 

Durante estos meses se ha producido una intensa actividad normativa que ha generado muchísima incertidumbre en las empresas y los trabajadores y por ello la labor de asesoramiento ha sido clave, no solo en el ámbito laboral sino en el ámbito de la prevención de riesgos.   

Por otro lado, Adecco ha sido una pieza clave para garantizar que los sectores esenciales disponían del personal necesario para cumplir sus compromisos con la sociedad, cubriendo sus necesidades extras de personal derivadas del incremento de la demanda o sustituyendo a las personas afectadas por la enfermedad. 

¿Qué cree que sería importante tener en cuenta a nivel de político, empresarial y social para superar este complicado momento?

En primer lugar, afrontar la situación de manera objetiva y honesta, lejos de intereses partidistas o individuales y desde luego evitando reproches que no ayuden a crear un clima de colaboración.  
En segundo lugar, una vez tengamos un buen diagnóstico de la situación, acordar un objetivo común, que como no puede ser de otra manera tiene que estar orientado a la recuperación de la economía, reconociendo la importancia de trabajar juntos para superar este difícil momento. 
En tercer lugar, crear los mecanismos adecuados para que la economía pueda desarrollarse, garantizando un marco seguro y confiable para que las empresas y los autónomos, que al final son los que crean empleo, puedan invertir. Para ello es fundamental evitar medidas que lejos de ayudar, entorpezcan esa recuperación, como pueden ser subidas de impuestos, medidas contra la flexibilidad de las empresas etc. 

“Durante estos meses se ha producido una intensa actividad normativa que ha generado muchísima incertidumbre en las empresas y los trabajadores y por ello la labor de asesoramiento ha sido clave”

¿Cree que algún sector va a salir reforzado de esta crisis? ¿A quién ha perjudicado más?

Es pronto para sacar conclusiones sobre las consecuencias que tendrá esta crisis, pero sí parece que algunos sectores se verán favorecidos por los cambios en los comportamientos de la sociedad. Sectores como el e-commerce, las telecomunicaciones o la logística sin duda verán un crecimiento de la demanda de sus servicios. Por otro lado, sectores como el Ocio, el Turismo o la restauración sin duda vivirán un proceso de redefinición en los próximos meses.

¿Ha aprendido algo de esta crisis o saca alguna lectura positiva de lo vivido en estos primeros meses de 2020?

En lo positivo la solidaridad de las personas, y el reconocimiento a esas profesiones que a veces no tienen toda la visibilidad y el reconocimiento que se merecen. 

Respecto a los aprendizajes son muchos, la importancia de la digitalización de los procesos (si nosotros no hubiésemos realizado las inversiones en los últimos años nuestra capacidad de respuesta no habría sido la misma), el estar cerca de los equipos y de los clientes fomentando una comunicación directa y fluida, la necesidad de actuar con rapidez, aunque a veces no tengamos todos los elementos para tomar la decisión…  Y en un plano más personal la importancia de la empatía hacia las personas y los diferentes puntos de vista, ya que cada persona se ha enfrentado a esta situación en circunstancias totalmente distintas por lo que es importante escuchar y entenderlas sin hacer juicios de valor.  

También te puede interesar:
Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo