Errores y consejos básicos sobre el teletrabajo

Una de las consecuencias de la crisis del coronavirus ha sido la generalización del teletrabajo, hemos hablado con expertos sobre cuáles son los principales errores que cometemos y como atajarlos.

Teletrabajo
Foto de Djurdjica Boskovic en Unsplash

“Este 'teletrabajo de pandemia' que hemos adoptado no es una forma correcta de teletrabajo”, como indica Eva Rimbau, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experta en teletrabajo. Según los expertos de la universidad catalana, el miedo a perder el trabajo, la cultura de la presencialidad y la necesidad de mostrar el compromiso empuja al trabajador a no desconectar. El teletrabajo tiene sus ventajas, pero solo si se implementa bien.

Hemos repasado los que dicen algunos expertos para señalar los principales fallos y errores en los que podemos caer a la hora de trabajar desde casa, un formato que se ha generalizado como consecuencia de la crisis del coronavirus. También hemos recopilado algunos consejos que pueden ser de utilidad para sacar el máximo provecho a la situación. 

Según un análisis de NordVPN recogido en Forbes, con el teletrabajo trabajamos al menos dos horas más que cuando íbamos a la oficina. “En España, hemos pasado de un teletrabajo prácticamente inexistente a un teletrabajo a tiempo completo. Esto es algo que, en circunstancias normales, se habría planificado cuidadosamente, tanto desde el punto de vista tecnológico como adaptando los modos de organizar y dirigir el trabajo”, explica Rimbau. 

Desde el sindicato UGT, denuncian que tras la generalización del teletrabajo con motivo de la pandemia de coronavirus, muchos han aumentado las horas que le dedican a su trabajo. Desde la organización, aseguran que este incremento no está remunerado y que además falta formación sobre cómo implementar este nuevo método.

Cómo saber si estamos teletrabajando mal

La imagen creada en la sociedad actual de la improvisada forma de trabajar desde casa a raíz del confinamiento es una de las preocupaciones de los expertos en trabajo flexible. “El teletrabajo tiene efectos positivos que socialmente no pueden despreciarse. Pero debemos conocer los desajustes que de manera individual o colectiva se han producido”, señala Mar Sabadell, compañera de Rimbau en la OUC y experta en trabajo flexible. Por eso, los expertos advierten que es clave entender que la mayoría cometemos algunos errores que son un buen indicativo de que no estamos teletrabajando adecuadamente. Estos son los principales:

  1. Estar siempre disponible. Se está generando la idea de que el teletrabajo supone estar siempre disponible y conectado, algo que resulta “estresante, improductivo y va en contra del derecho a la desconexión digital”, recuerda la profesora Rimbau. “Debe entenderse que el teletrabajo en realidad consiste en dejar que la gente se organice el tiempo como mejor le convenga para que pueda entregar los resultados acordados en un plazo concreto”, explica la profesora, y añade que las personas con cargo directivo deben olvidarse de intentar saber qué hacen en todo momento sus colaboradores y aprender a darles autonomía dentro de unas referencias claras.
  2. Seguir horarios extensos. Aunque todos los expertos consultados afirman que en el teletrabajo el horario no es lo más relevante, también apuntan que, si nos encontramos trabajando a todas horas, sin descansos e incluso durante el fin de semana, “algo estamos haciendo mal. La referencia es trabajar un número de horas que nos permita descansar y realizar otras actividades más allá del trabajo (vida social y familiar, ocio, ejercicio, etc.)”, afirma Rimbau. 
  3. No tener descansos. Tampoco es recomendable trabajar sin parar, incluso aunque estemos hablando de una jornada razonable. Lo ideal es hacer descansos breves a lo largo del día (cinco minutos cada media hora, quince minutos cada dos horas, una pausa más larga para comer…) y moverse para hacer estiramientos que eviten los problemas musculoesqueléticos asociados al trabajo sedentario. 

5 consejos fáciles para sacarle provecho al teletrabajo

Beata Kornasiewicz, Directora de Recursos Humanos del portal de empleo Prontopro.es, da unos consejos muy en consonancia con los errores apuntados por las expertas de la OUC. 

  1. Mantén la rutina de trabajo. En la vida cotidiana, todos terminan teniendo una rutina, incluso aquellos que se consideran poco organizados. Sin embargo, en momentos como el actual en el que la oficina se ha trasladado a la casa, crear o mantener tus hábitos diarios es clave. Por lo tanto, se recomienda que el profesional se despierte, se bañe, desayune y se vista como si fuera a salir a trabajar (no es necesario que sea algo elaborado, al menos quitarse el pijama). De esta manera, es más fácil para el cerebro entender que, a pesar de estar en casa, es hora de trabajar.
  2. Organiza tu tiempo. También se deben mantener los horarios: si se suele entrar en la oficina a las 9 de la mañana, se debe encender el ordenador y empezar la jornada laboral a esa misma hora. La regla también se aplica a la hora de comer y a la hora de descansar: no se debe comer con el ordenador al lado. Beata explica que "ahorrarás tiempo en el traslado hasta la oficina, pero eso no significa que tengas que trabajar más. La sobrecarga de trabajo hace que el empleado pierda calidad de vida, lo que provoca desatención y agotamiento; por ello es clave aprender a diferenciar entre las horas laborales y el tiempo libre". Otra recomendación es organizar tu día desde temprano haciendo una lista de las tareas que debes cumplir. 
  3. Espacio apropiado. Para mantenerse concentrado, el empleado necesita encontrar un lugar en la casa donde pueda trabajar. El espacio ideal es uno con buena luz, temperatura agradable y poco ruido. Además, no hay que dejar de lado la comodidad: una silla adecuada y una mesa son objetos simples, pero que traen resultados beneficiosos. Beata también recomienda trabajar con la ventana abierta, pues “el cerebro necesita oxígeno para trabajar de la mejor manera”. Otro punto importante es que el empleado informe a la familia que, aunque está en casa, está trabajando; de esta manera es posible minimizar y evitar las interrupciones y distracciones. 
  4. La comunicación con el equipo. Aunque el modelo de trabajo de la oficina en casa separa geográficamente a los equipos, el empleado no debe aislarse del resto de sus compañeros. Es importante utilizar todas las herramientas disponibles para que no se pierda la comunicación. Un diálogo efectivo a través de mensajes instantáneos, correos electrónicos, llamadas o incluso videoconferencias les permitirá estar alineados en todos los proyectos en los que estén trabajando conjuntamente. 
  5. Hora de desconectar. Conocer el momento de desconectar es también parte del trabajo. "Estar en casa no significa estar disponible para el trabajo 24 horas al día, 7 días a la semana. El profesional no tiene por qué responder al correo electrónico a las 11 de la noche", aclara la Directora de Recursos Humanos de Prontopro; quien también recomienda utilizar el tiempo libre para mantener las relaciones con los compañeros de trabajo, así el profesional se sentirá acompañado en todo momento. Organizar un almuerzo con los colegas o incluso hacer juegos por videoconferencia pueden ser prácticas muy efectivas para reforzar los equipos. 

Continúa leyendo