¿Es legal que mis responsables se metan en mi e-mail del trabajo?

Todavía existen muchas dudas por parte de los trabajadores acerca de qué información manejada en el trabajo entra dentro de su ámbito privado, y cuál es información empresarial. En este punto, es muy importante saber de quién es la propiedad de las comunicaciones por correo electrónico en las empresas.

Legalidad sobre el email del trabajo y su información
Feepik

La privacidad en los trabajos es un tema recurrente en el debate sobre los derechos laborales de la sociedad actual ya que, debido al constante desarrollo tecnológico y las nuevas aplicaciones y técnicas que salen cada día, es normal pensar que pueden estar utilizando nuestra información privada para recolectar datos, vulnerando nuestra privacidad y causando un grave problema ético y legal.

Muchas empresas se encargan de dar a cada uno de sus empleados un correo corporativo, el cual se crea con la intención de que el trabajador lo utilice para todos los asuntos relacionados con la compañía y su actividad laboral. Esta herramienta, además, cobra una especial importancia en tiempos en los que el teletrabajo se impone en muchas empresas y puestos laborales.

Los problemas vienen cuando los empleados utilizan esta dirección para sus asuntos personales, vulnerando sus derechos laborales e intimidad en caso de que los responsables de la empresa quieran revisar el contenido de su correo.

A continuación, veremos si es legal que nuestro jefe entre a revisar nuestro correo corporativo, y las posibles soluciones y consecuencias de este problema.

¿Puede mi jefe revisar mi correo de empresa?

Toda la problemática de este asunto se centra en los Estatutos de la empresa, su cultura empresarial, y sus manuales y normativas, ya que ahí es donde se recogen todos los aspectos relevantes que marcan los límites en cuestión. Todo empleado tiene total derecho a mantener su privacidad pero, si el jefe tiene claras sospechas de que está utilizando el correo corporativo con otros fines, es normal que lo quiera revisar para comprobar qué uso le está dando.

Aquí es donde vienen los problemas: los jefes quieren comprobar el contenido del correo pero tienen el miedo o la incertidumbre de encontrar información privada y comprometida sobre su empleado. Para evitar este problema, es necesario que la empresa haya incluido una política de uso del correo electrónico corporativo, la cual indique detallada y específicamente de qué manera se debe utilizar y para en qué casos no está permitido.

Esto es indispensable en todas las empresas ya que, de no hacerlo, si los jefes se ven en la obligación de acceder al correo de un empleado por cuestiones referentes a la actividad empresarial, se verán limitados por la posibilidad de vulnerar, involuntariamente, los derechos del trabajador.

Todo empleado tiene total derecho a mantener su privacidad pero, si el jefe tiene claras sospechas de que está utilizando el correo corporativo con otros fines, es normal que lo quiera revisar para comprobar qué uso le está dando.

¿Qué dice la legalidad al respecto?

Para ver la legalidad de este caso, tendríamos que ver las políticas de la empresa y si de verdad se ha incluido una que regule este tipo de situaciones. En caso positivo, tendríamos que entrar a mirar las condiciones que se encuentran en la política correspondiente, pudiendo ver en qué situaciones pueden los jefes acceder a los correos corporativos de los empleados.

De no haber especificado ninguna cláusula o política con respecto a este tema se podría generar un problema como el comentado anteriormente, ya que no hay ninguna norma escrita que limite el uso del correo de la empresa a la actividad laboral.

En resumen, para evitar cualquier tipo de problema relacionado con la privacidad de los trabajadores, es aconsejable que todas las empresas diseñen una política que regule el uso de los correos corporativos, donde recojan las condiciones de uso y las obligaciones del trabajador con respecto a ellas.

Continúa leyendo