Esta es la nueva ley para emprendedores y ‘startups’ que acaba de aprobar el Gobierno

Se otorgarán numerosos incentivos fiscales.

startup
iStock

Por primera vez en España se establece un marco jurídico para los emprendedores que, además, incluye incentivos fiscales y elimina trabas burocráticas para tratar de atraer a innovadores y a inversores, entre otros. El Consejo de Ministros aprobó este viernes el anteproyecto de ley de lo que ya se conoce como la "ley startups".

En nuestro país, la mayoría de las nuevas empresas fruto de la innovación y el emprendimiento, lo que se conoce como startups, se encuentran con los mismos problemas y retos al empezar su actividad. Y es que no es nada fácil constituir legalmente la empresa, atraer financiación y fichar al mejor talento para que el negocio empiece pronto a crecer y a hacerse un hueco en el mercado para poder dar beneficios lo más rápidamente posible. Con esta nueva ley, el Gobierno pretende que este tipo de empresas lo tengan un poco más fácil a la hora de echar a andar.

Una batería de incentivos fiscales

No obstante, el principal requisito que establece la Administración para considerar que una empresa es una startup, o empresa innovadora emergente, es que desarrolle íntegramente en España su propia tecnología. Además, se les exige tener menos de siete años de vida, como a las empresas biotecnológicas, de energía o industriales, o menos de cinco años de existencia para las de otros sectores; también es un requisito indispensable que la empresa no cotice en bolsa ni realice reparto de dividendos; tampoco debe facturar menos de cinco millones de euros al año y debe poseer un claro y marcado carácter innovador.

Desde el Ejecutivo, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha asegurado que este tipo de empresas “son la base de la nueva economía digital, y son empresas que generan puestos de trabajo altamente cualificados". Para impulsar su creación, la nueva norma establece, sobre todo, una serie de incentivos fiscales. Entre ellos, destaca la rebaja del Impuesto de Sociedades del 25% al 15%, la exención fiscal de los primeros 100.000 euros de inversión, que no estarán obligados a tributar en Hacienda, o de los primeros 50.000 euros del cobro de acciones. También se facilitará el retorno a España del talento que tuvo que emigrar a otros países en busca de mejores oportunidades laborales, con la expedición de visados especiales para extranjeros, repatriados y los conocidos como nómadas digitales. "Pensando muy especialmente en la generación de oportunidades para los jóvenes, y también pensando en la atracción de inversión", concluyó la ministra este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Desde las startups valoran positivamente esta medida, aunque aseguran que es un poco insuficiente en cuanto a deducciones fiscales en concepto de i+D. Además, algunas asociaciones de autónomos aseguran que la nueva normativa es un paraíso fiscal que perjudicará a la mayoría de los trabajadores de este colectivo. La ley forma parte del paquete de reformas que España ha prometido a Bruselas dentro del marco del Plan de Recuperación por el que nuestro país recibirá decenas de miles de millones de euros para paliar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

Continúa leyendo