Estas son las ventajas de la mochila austríaca que destacan los economistas

Se centran en la flexibilidad laboral y el descenso de la temporalidad.

ahorro
iStock

Ha llegado el momento en el que Bruselas va a repartir los esperados fondos de recuperación que la Unión Europea puso a disposición de los estados miembros para paliar las nefastas consecuencias económicas producidas por la pandemia de coronavirus en todo el continente.

A España le corresponden unos 70.000 millones de euros de dichos fondos, pero a cambio Bruselas le ha pedido a nuestro Gobierno que lleve a cabo una serie de medidas para poder recibir todo ese dinero que, sin duda, será fundamental para que se consolide la recuperación económica tras el trauma de la pandemia.

Durante estas semanas, ha vuelto a los titulares y al debate de la opinión pública una hipotética reforma de las pensiones, con un posible alargamiento de la edad de jubilación, o incluso la ampliación de los años necesarios de cotización para poder optar a la pensión.

Otro de los términos que se ha puesto sobre la mesa es la hipotética implementación de la llamada mochila austríaca, un fondo que el empresario nutre periódicamente en favor del trabajador con el fin de acumular un capital que se entrega a éste en caso de despido. Se trata, por lo tanto, de una cotización social más pagada por el empresario total o parcialmente, y cuya obligación última consiste en indemnizar al trabajador cuando finalice su contrato de trabajo.

¿Qué ventajas tiene?

Los sindicatos han rechazado esta medida, ya que aseguran que lo único que conseguiría sería precarizar todavía más el mercado laboral y abaratar el despido. Sin embargo, desde organismos como el Banco de España se defiende su implantación, ya que aseguran que podría ser bastante beneficioso para nuestro mercado de trabajo marcado por la temporalidad.                                                                                               

Parece que, entre los economistas conservadores, hay bastante consenso acerca de la mochila austríaca. Muchos aseguran que sería positiva ya que cada empresario ya habría satisfecho plenamente y en todo momento la globalidad de sus obligaciones de indemnización por despido (a menos que la mochila austriaca sólo sustituya parcialmente al sistema actual).

En consecuencia, el riesgo de descapitalización de las empresas ante una crisis económica sería menor. Ante la necesidad de recurrir a despidos masivos, no se desencadenaría ninguna obligación contingente que ocasionara pérdidas extraordinarias e imprevistas a los emprendedores. En definitiva, actuaría como un mecanismo de ahorro para las empresas.

Por otro lado, la predisposición del trabajador a cambiar de empresa sería mayor. Actualmente, si la relación laboral con una empresa es rescindida voluntariamente por el trabajador, pierde todo su derecho a cobrar el paro. Sin embargo, con la mochila austríaca, el empleado tendría un fondo asegurado del que percibiría dinero hasta que encontrase otro trabajo.

Por último, si hoy un trabajador se jubila como parte de la plantilla de una empresa en la que ha acumulado un enorme derecho contingente en caso de despido, ese trabajador pierde totalmente su indemnización. Con la mochila austriaca, en cambio, todo el capital almacenado en el fondo a lo largo de su vida laboral sería recibido por éste como una modalidad complementaria a su jubilación.

Continúa leyendo

#}