Estos son los trabajos en España donde no existe el paro

Hay empleos que siempre tienen demanda.

obreros
iStock

Hay quienes ponen en duda la eficiencia del mercado de trabajo español. Es verdad que la tasa de desempleo es estructuralmente alta en comparación con los datos de los países de nuestro entorno (roza el 14% mientras que en Alemania, por ejemplo, es del 6%), pero en nuestro país se produce un fenómeno bastante inusual: hay trabajos cuyos puestos no se cubren debido a la falta de profesionales cualificados para llevarlos a cabo.

Este extraño desajuste afecta a un porcentaje bastante significativo de los directivos de gran parte de las empresas españolas, que confiesan que se las ven y se las desean para lograr encontrar personal adecuadamente cualificado para cubrir puestos de trabajos en sus respectivas compañías. Aunque en este caso es algo bastante recurrente en el resto de los países del mundo desarrollado, unos números que no han dejado de crecer en la última década en todo el planeta.

El desafío tecnológico

Aunque la falta de demanda de puestos de trabajo afecta principalmente a aquellos puestos relacionados con la transformación digital (como la inteligencia artificial, los desarrolladores de aplicaciones, o los expertos en gestión de clientes), también sucede en el ámbito de la Formación Profesional, en trabajos como mozos de almacén, carretilleros o deshuesadores de jamón, donde muchas empresas tienen grandes dificultades para cubrir los puestos de trabajo ofertados.

Tras la crisis económica y financiera de 2008, que en España golpeó especialmente al sector de la construcción, durante los últimos años el sector tiene serias dificultades para encontrar especialistas como ferrallistas, gruistas u operarios de máquinas pesadas, y en el sector industrial suele costar bastante encontrar conductores de carretillas automotoras, peones matriceros, soldadores, fresadores, mecánicos y electromecánicos.

Las principales razones por las que estos trabajos tienen tan poca demanda es porque suelen ser empleos muy duros físicamente, y a veces los empleados están sometidos a lo que se conoce como estrés térmico, con grandes cambios de temperatura muy seguidos durante su jornada laboral.

Si hablamos de dinero, en estas profesiones tan poco atractivas para los demandantes de empleo, los salarios anuales se encuentran en una media de entre 25.000 y 35.000 euros brutos, pero los trabajos en los que resulta más difícil cubrir la oferta, los sueldos pueden llegar hasta los 40.000 euros al año, debido a la falta de demanda.

FP más solicitada que la Universidad

Según los datos que aportan organismos como el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019, justo un año antes de la pandemia, la demanda de trabajadores salidos de la Formación Profesional superó por primera vez a la de graduados universitarios. Los resultados en empleo de este tipo de profesionales son muy superiores, e incluso los sueldos son bastante mejores que los de quienes encuentran trabajo especializado de los estudios universitarios que han llevado a cabo.

Precisamente, otra de las cifras que cada vez está creciendo más es la de graduados universitarios que acaban accediendo al mercado laboral para cubrir puestos de trabajo que no están relacionados, ni directa ni indirectamente, con los estudios especializados que han llevado a cabo, por lo que se incurre en el fenómeno de la sobrecualificación.

Continúa leyendo