Garantía por dentro y por fuera

Los ordenadores Dynabook rediseñan el concepto de portátil para los profesionales que más lo necesitan

El teletrabajo nos ha acercado más a nuestros ordenadores y en muchos casos hemos descubierto que no eran lo que pensábamos que eran. Los ordenadores de sobremesa nos han tenido meses atados al mismo sitio de manera inmisericorde. Y los portátiles se han quedado cortos de potencia, de batería y hasta de higiene. E, igual que el confinamiento ha hecho que mucha gente se replantee dónde quiere vivir, también ha hecho que muchos trabajadores y empresas se replanteen qué ordenadores quieren usar.
 
Desde que la empresa japonesa Dynabook tomó el relevo de Toshiba con los ordenadores portátiles, se ha volcado precisamente en rediseñar los terminales de tal manera que nos sirvan para trabajar, sin estridencias y sin exigencias. De ahí que año tras año nos vayan sorprendiendo con modelos sobrios, fiables y potentes. Pensando en el portátil como una herramienta de trabajo y no como un accesorio caro. Dynabook realiza sus propios diseños y también se encarga de la fabricación, para aplicar esta filosofía desde la mesa de diseño, hasta tener al ordenador sobre nuestro regazo. Todo con la intención de que nuestra jornada laboral no dependa del hardware que estamos usando.

Fiabilidad y garantía fuera de lo común

Todos sus modelos cuentan con BIOS propia, procesadores de última generación y conexiones Wi-Fi y físicas de alta velocidad. Del mismo modo, incorporan chips de cifrado para proteger nuestros contenidos, datos y documentos. Además, es posible establecer sistemas de acceso biométricos, para que sólo nosotros podamos acceder al ordenador. Además de ser ligeros y equipados con un robusto chasis de aleación de magnesio, también tienen una autonomía de entre 13 y 15,5 horas, hasta 24 GB de RAM y unidades de disco SSD que combinan potencia y funcionalidad. Sin cargas añadidas, porque modelos como el ¡Portege X30W-J tan sólo pesan 989 gramos!
 
Tan convencidos están de la fiabilidad de sus portátiles que están dispuestos, no sólo a honrar la garantía al consumidor del primer año, sino, además, a devolverte el dinero. Si alguno de sus modelos de las series Portégé, Tecra y Satellite Pro tuvieran un fallo de hardware, no sólo cubren la reparación, sino que abonan el importe de la compra. Toda una declaración de intenciones sobre su tecnología y un diseño hecho por y para profesionales.

Rendimiento e higiene

Y es que la construcción de los modelos como los Satellite Pro C40 y C50 priorizan la movilidad, la autonomía, la fiabilidad y la robustez, para que sólo tengas que preocuparte de tu trabajo. Y, a la vez, ajustando el precio para, que una vez más, pagues sólo por lo que necesitas para trabajar, sin imposiciones de hardware, ni regateando partes básicas para ser compradas como extras.
 
Con ese mismo espíritu práctico, Dynabook está equipando a sus ordenadores de la serie Satellite Pro C40 y C50 con un revestimiento antibacteriano especial que impide el crecimiento de microorganismos. Los ordenadores, especialmente los compartidos, pueden llegar a ser un foco de proliferación de bacterias y ser una de las superficies más sucias que tocamos a lo largo del día. No será el caso de los Dynabook, que con su pintura especial cumplen la Norma Industrial Japonesa Z 2801:2010 y suprimen en un 99,9% la proliferación de bacterias. Algo que en el último año hemos aprendido que tiene especial relevancia.