Las 5 claves para retener el talento, un valor intangible de las empresas

El desarrollo y el crecimiento de una empresa u organización depende en gran medida del talento humano del equipo que la compone y estas son algunas de las claves para preservar uno de los bienes más preciados de cualquier compañía

Photo by Campaign Creators on Unsplash

Para el éxito de una empresa es imprescindible que además de un buen producto y una situación económica saneada cuente con un intangible imprescindible: un equipo humano capaz de desarrollar el negocio. Para que esta última pata sea lo más beneficiosa posible lo mejor es que esté compuesta por gente con talento y que esta gente se quede en el proyecto.

Según Fran Chuan, consultor de empresas, el talento es: “Aquella aptitud innata, que cuando se pone en acción nos brillan los ojos. Es especialmente importante que los líderes en las organizaciones dediquen tiempo a observar a sus colaboradores para poder detectar ese brillo en los ojos. Es más, sería maravilloso que en los procesos de selección se pusiera más énfasis en la detección del talento. Una persona que conoce su talento y a la que el entorno le favorece que lo ponga en acción plenamente, es una persona comprometida, productiva y feliz. Y eso es contagioso y atractivo. Y el talento atrae el talento".

"Las organizaciones más innovadoras, algunas de ellas centenarias, no contratan a las personas por lo que hoy saben hacer (su talento consciente) sino por lo que llegarían a poder hacer (talento latente). Los equipos formados por personas talentosas en organizaciones con una cultura que propicia la combinación de sus talentos y entusiasmo se solucionan los problemas o retos con mayor calidad y, en muchas ocasiones, de manera diferente a lo esperado", concluye Chuan.

Para la consultora Trivu, los departamentos de Recursos Humanos de las empresas cada vez focalizan más sus esfuerzos para, primero, captar aquellas personas que despuntan en el sector y, una vez en la compañía, retenerlos. De hecho, es uno de los retos más importantes a los que se enfrentan debido a que el mercado es cada vez más competitivo y se ha convertido en uno de los factores más diferenciales.

En ese sentido, desde Trivu, el ecosistema global que impulsa oportunidades para conectar, activar y potenciar talento con el objetivo de generar impacto real, explican algunas de las claves para que aquellos más valorados prefieran seguir desarrollándose en la misma empresa y no se dejen tentar por otras ofertas de fuera:

1)    Comunicación: La persona tiene que sentirse importante dentro del engranaje, no ser uno más. Para ello, es importante que se le escuche, se le informe de los planes empresariales antes y se sienta valorado, ofreciéndole confianza, apoyo, los recursos y herramientas necesarias para desarrollar su tarea...

2)    Flexibilidad: En la actualidad, la tecnología abre un abanico de posibilidades para la conciliación de la vida laboral y personal, con jornadas más flexibles e incluso la posibilidad de trabajar desde casa. Empresas como Google, Facebook o Amazon fomentan cada vez más este método de trabajo.

3)    Promoción interna: El crecimiento profesional es uno de los motores que más estimulan a las personas. Por ello, hay que demostrar que el techo en la empresa lo pone cada uno.

4)    Incentivos: Obviamente, el salario es uno de los factores más importantes para que aquellos con talento se sientan valorados. Pero esta remuneración económica también puede crecer con incentivos y pluses que fomenten lograr objetivos.

5)    Buen ambiente laboral: Tener un buen clima en el trabajo ayuda a que uno se sienta cómodo y saque la mejor versión de uno mismo. Esto se puede conseguir con espacios comunes, actividades que impulsen la cooperación, promover el afterwork…

Según Pablo González, CEO y fundador de Trivu, “el talento a día de hoy es difícil de encontrar. No es que no lo haya, el problema es que el mundo cambia tan rápido que solo los más despiertos pueden adaptarse a sus necesidades”.

En ese sentido, “las empresas tienen que cuidar a los más talentosos como si fueran una especie en extinción, promoviendo un contexto en el que puedan desempeñar su potencial tanto personal como profesional. Además, también hay que crear talento –independientemente de la edad– a través de medidas internas que favorezcan su desarrollo”.

Continúa leyendo