Las mujeres emprenden más en los países menos desarrollados

Un estudio demuestra que en el mundo las mujeres emprenden un 33% menos que los hombres, pero esa tasa sube en las economías más pobres

Uno de los grandes retos de las sociedades occidentales del siglo XXI es la equiparación laboral de género y parece que tendríamos algo que aprender de algunas economías menos pudientes, por lo menos, con respecto al emprendimiento femenino. Un estudio con datos de 49 países de la organización británica Global Entrepreneurship Monitor (GEM) afirma que las mujeres emprenden más en economías menos desarrolladas que en las sociedades occidentales.

La organización asegura que nivel global por cada 10 hombres que se lanzan a los negocios por su cuenta hay 7 mujeres que inician su propio camino laboral, dato maquillado por la situación de algunos países del Sudeste Asiático y de América Latina, donde existe una equiparación o hay incluso más mujeres emprendedoras que hombres.

“El GEM evidencia el poder de las mujeres, jóvenes y mayores, y otros grupos demográficos en su contribución a la fuerza emprendedora global en todo el mundo”, se afirma en la introducción del estudio.

En muchas economías emergentes, el espíritu emprendedor se está convirtiendo en una opción más común en la población femenina. Las empresarias son especialmente comunes en regiones en vías de desarrollo, como África y América Latina. Más de cuatro de cada diez ciudadanas en Angola, por ejemplo, se encuentran en la etapa inicial de establecer su propia empresa, es decir, entre los primeros 3,5 años de vida de su negocio. Esta proporción asciende a más de 21% en el caso de Chile y a casi 18% en Colombia.

“Dos regiones – el Sudeste Asiático y America Latina y Caribe -  muestran más igualdad de género que economías de otras zonas. En ambas regiones no hay ninguna economía donde el ratio de mujeres emprendedoras y hombres emprendedores sea menor del 50%”, asegura el informe.

Más oportunidades laborales, menos emprendimiento

A la vez, la citada investigación demostró que muchos estados con economías desarrolladas, como por ejemplo España, Francia, Japón y Alemania, cuentan con tasas muy bajas de mujeres empresarias, todos ellos con proporciones inferiores al 10%. Esta parece ser la regla y no la excepción: en general, las economías más avanzadas suelen registrar tasas más bajas de iniciativa empresarial femenina.

“En contraste con lo que ocurre en Asia y Latino América, en Europa y América del Norte hay muchas economías en las que hay una importante deficiencia de igualdad de género. En seis países, las mujeres toman hasta un 50% menos de iniciativas empresariales que los hombres (Eslovenia, Grecia, Suecia, Suiza, Reino Unido y Turquía). Es más, ningún país de estas regiones muestra niveles igualitarios entre géneros. En la mitad de los países en estas regiones, la tasa de emprendimiento de las mujeres es del 5% o menos”, reza el texto.

Una de las principales causas de estas diferencias en parte es debida a la presencia de una mayor cantidad de opciones de trabajo y a niveles más altos de competitividad entre las empresas. Estos factores pueden hacer menos atractivo el proyecto de fundar una compañía propia.

Continúa leyendo