Los test más frecuentes en las entrevistas de trabajo y cómo superarlos

Los gestores de recursos humanos han desarrollado varios tipos de test para encontrar al empleado con las características perfectas para el puesto ofertado.

Candidatos respondiendo a un test
iStock

Cada vez es más habitual que un candidato a un empleo, sobre todo en convocatorias masivas, se vea sometido a la evaluación de un test para conocer otros aspectos más allá de lo reflejado en el currículum.

Hay test de diversa índole como el PAPI o los de personalidad, pero los más frecuentes son los test de conocimientos y competenciales, según Mónica García López, project manager consulting de Randstad. "Evalúan los conocimientos en sí de la persona y miden las competencias más destacadas de cada candidato", explica a Muy Negocios & Economía.

En el caso de la consultora de recursos humanos Randstad, en todos los procesos de selección utilizan un proceso único que llaman candidate process. "Con él medimos, entre otras cuestiones, este doble análisis: evaluamos sus conocimientos y medimos su nivel de desarrollo de competencias, adaptando uno y otro a cada oferta de empleo concreta y a cada perfil profesional", comenta.

Llevar preparadas unas cuantas preguntas puede ser de gran ayuda para que superes este proceso de filtrado de candidatos. Según Mónica García, las preguntas suelen ir dirigidas a conocer tu forma habitual de trabajar e indagar más sobre cómo te vas a comportar y si concuerda con las características del puesto. "Normalmente se pregunta cómo trabajas en equipo con otras personas, cómo te organizas en tu día a día, cómo tienes en cuenta los detalles, cómo gestionas el estrés...", detalla.

Consejos para superarlos con éxito

Al igual que mentir en el currículum puede menoscabar la confianza de los reclutadores en ti y ponerte en serios apuros, en los test no debes aparentar ser aquello que no puedas demostrar. Mónica García considera que el principal consejo para una persona que se enfrente a un test competencial o de conocimientos y quiera superarlo con éxito es ser uno mismo y contestar basándose en la experiencia adquirida.

"De nada sirve pedir a otra persona que haga el test por nosotros o responder pensando en lo que se espera de nosotros, ya que al final se trata de que la persona en cuestión se adapte de la mejor forma al puesto, a la compañía y a su futuro manager. Es una manera de ahorrar tiempo y si se contesta erróneamente el candidato va a salir perjudicado porque puede que desencaje en la compañía o el puesto", comenta la project manager consulting de Randstad.

Otro de los aspectos importantes es no cometer errores básicos. "Aunque parezca obvio, además de contestar con honestidad es muy importante leer muy bien las preguntas. A veces los candidatos leen con poco detenimiento las instrucciones. Si respondes por inercia o por hacerlo rápido, puede parecer que has mostrado poco interés o atención al detalle. Es mejor dedicarle el tiempo necesario y contestarlo con calma y tranquilidad", explica Mónica García.

Si a pesar de todo estás dispuesto a todo por aparentar ser el mejor candidato posible, ten cuidado porque los test están diseñados para cazar a los mentirosos. Esta es una práctica habitual, según señala la experta de Randstad: "Se tiene la creencia de que se puede engañar al test. Nada más lejos de la realidad. Si el test, como nuestro test competencial ADN, cuenta con las garantías y validez necesarias, va a ser muy difícil engañarlo".

Continúa leyendo