Por qué hay trabajos que exigen ir en traje: estas son las principales razones

Te contamos los empleos que requieren una vestimenta más formal y cómo los puedes identificar

Hombre en traje
Un ejecutivo se ajusta la corbata.

Vestir de traje no es algo común en todos los trabajos. Por el contrario, hay profesiones que sí que lo exigen y seguramente puedas preguntarte por qué. Desde el código de vestimenta hasta el tipo de trabajo importa y mucho el motivo de vestirse con esta prenda tan clásica.

La realidad es que la forma de vestir dice mucho de nuestra persona, aunque muchos puedan plantearse la libertad de llevar lo que esté acorde con su personalidad. Antes gran cantidad de profesiones requerían de vestir en traje. Daban una imagen más distinguida y de mayor poder. Pero las cosas han cambiado.

Con todo, a pesar de que cada vez es una práctica que va cayendo más en desuso, ir trajeado es común en muchos trabajos distintos.

En primer lugar, es cierto que hay una serie de reglas para vestir en el trabajo. Unas normas que tienen relación con algunas variables como el puesto de trabajo que ocupamos, el departamento en el que nos encontramos, o las tareas y funciones asignadas. También, el tipo de oficina o la cultura del cliente. Todos estos puntos condicionan la manera de vestir.

Lo más recomendable tanto para la empresa como para el trabajador, es que los aspectos sobre la vestimenta queden regulados mediante una política interna de la propia compañía. Es decir, que esta defina cuáles son los estándares mínimos que deben seguirse al vestirse para el trabajo, al igual que los puestos que se les exige utilizar cierto tipo de prendas obligatoriamente. Siempre respetando al máximo los derechos individuales.

El código de vestimenta

Muchos tipos de trabajo tienen un código de vestuario (lo que se conoce como dress code) con el que hay que convivir y en los que se obliga a llevar traje. Un claro ejemplo pueden ser los trabajadores de una sucursal bancaria. Tienen que cumplir con esas normas.

Pero también sucede con trabajos de atención al público como las tiendas departamentales como el corte inglés, aseguradoras, o comerciales. Por una cuestión de imagen tienen que cumplir con un código de vestuario con el que se debe llevar traje al desarrollar la actividad profesional.

Ni qué decir para los cargos importantes de las empresas. Por una cuestión de imagen tienen que llevar traje en todo momento.

De esta manera, el vestir bien en el trabajo no es solo una cuestión de gusto personal, tenemos que pensar que en el trabajo transmitimos una imagen de marca y proyectamos una mayor sensación de confianza hacia nuestros usuarios. Que nuestros clientes no duden que están ante el mejor servicio y el profesional más capacitado tiene mucho que ver con el aspecto y lo que portamos. Es fundamental cuidarlo al máximo.

Si una política interna nos dice que debemos ir con traje, en realidad es una preocupación menos que debemos tener para saber qué debemos ponernos.

El traje seguirá siendo una prenda una prenda básica para trabajar. Al menos en algunas profesiones. Es verdad que ahora el código puede ser más variado, pero siempre va a resultar difícil ver al director de una empresa muy importante que necesite hacer negocios en otro país vistiendo en vaqueros y camisa. De ahí a que los cargos importantes, muy posiblemente, lo sigan llevando en el futuro.

Continúa leyendo