Trabajando gratis: las caras de la solidaridad contra el coronavirus

Durante la crisis sanitaria del Covid-19, son muchos los profesionales que se han ofrecido a través de las redes sociales a prestar sus servicios habituales de forma totalmente gratuita para aportar su granito de arena en durante la pandemia.

Trabajando gratis contra el coronavirus Cristina Oria
Cristina Oria y su marido, Álvaro, preparando comida para los trabajadores de IFEMA. / Instagram

En el estado de alarma que actualmente vive la ciudadanía en España, no todo son malas noticias. Ante la complicada situación que se vive en el ámbito global derivada de la crisis sanitaria del Covid-19, mucha gente ha visto peligrar sus puestos de trabajo, muchas empresas se han visto obligadas a recurrir a los ERTE como medida de contención coyuntural y no sabe qué ocurrirá con los puestos de trabajo de multitud de personas. La sanidad pública está saturada y no da abasto con todas las personas a las que tiene que atender, llegando a posponer operaciones o consultas no urgentes para dar prioridad a los enfermos de coronavirus con sintomatologías graves. Sin embargo, hay quienes han podido y se han decidido a aportar un granito de arena para contribuir en todo lo que puedan a hacer más llevadera esta situación. Profesionales de la sanidad, de la educación, juristasprofesionales gastronómicos, entre otros muchos, que están ofreciendo sus servicios habituales de forma completamente gratuita con el único fin de ayudar.

Garantizando la atención médica para todos

Jorge Segura es dueño de la Clínica Segura, en Majadahonda, y cuenta que “cuando empezó esto y vi que se estaban colapsando los hospitales para consultas de sintomatología muy leve y porque la ciudadanía está preocupada, y mucha gente necesitaba consultas no relacionadas con el Covid-19 que no estaban pudiendo ser atendidas, gente con Parkinson u otras enfermedades crónicas, que estaban en un postoperatorio o que tenían una cistitis y solo necesitaban que se les recetase un antibiótico”. Están ofreciendo atención de endocrinología, pediatría, neumología… Pero de entre todas las disciplinas, destaca el volumen de personas que llaman pidiendo atención psicológica, según cuenta Segura, “porque tienen miedo, pero no presentan un cuadro clínico previo”.

“Muchas personas no tenían compañía aseguradora, así que tomamos la decisión de ofrecer este servicio gratuitamente a todo el mundo, aunque hemos pedido a los que sí tengan posibilidades económicas que realicen alguna aportación, porque ahora mismo nos estamos manteniendo solamente con nuestros ahorros: el personal médico, el material, todo”.

En total, están participando en ello 12 médicos, una enfermera y varios técnicos de rayos, ya que también se encuentran haciendo placas de forma presencial. “La semana del 16 al 22 de marzo atendimos alrededor de 1.800 citas, y la semana del 23 de marzo, la previsión es que dupliquemos el número”, detalla Segura. A muchos están haciéndoles un seguimiento cada 48 horas. De hecho, han contratado a dos nuevos médicos para que estén disponibles por completo durante este tiempo, a los cuales el dueño de la clínica cuenta que “les pagan igual que se paga a los médicos de la sanidad pública, algunos han querido hacerlo de forma altruista, pero al final es un trabajo y tiene que estar remunerado”, a pesar de que ellos no estén ingresando nada por el servicio.

“La Comunidad de Madrid no se ha preocupado en ningún caso de los centros de salud privados, nos han excluido de todo: de los ERTES, de los fondos ICO… Y todo está saliendo de nuestro bolsillo, así que durará hasta que aguantemos”, advierte. Dependerá, expone, del compromiso que muestre la gente a la hora de efectuar sus donaciones, que pueden ser incluso de cinco euros por consulta, cuando el coste normal suele rondar los 50. La idea es que quienes se lo puedan permitir colaboren con esta aportación económica y asegurar que aquellos que no tengan recursos sigan pudiendo tener acceso a la atención sanitaria. “Esto no lo hacemos con la intención de sacar dinero, pero queremos evitar perecer en el intento y continuar ayudando”, insiste.

Cocinando para los sanitarios y trabajadores de IFEMA

Cristina Oria es dueña de una empresa de alta comida a domicilio, ofrece servicios de catering y cuenta con dos restaurantes en el centro de Madrid. Esta semana ha comenzado a dar gratuitamente gestión y material logístico, como mesas y furgonetas, y también a llevar comida preparada por ellos mismos a los sanitarios, militares y personal de seguridad que están trabajando en el hospital de campaña montado en IFEMA. “La idea no fue nada premeditada, pero mi marido, Álvaro, y yo vimos que teníamos algo con lo que ayudar y lo hicimos. Cuando te lanzas a esto, no le das una vuelta económica, no hemos pensado en cuánto nos va a costar”, cuenta. “Escribí a todos nuestros proveedores por si querían participar con nosotros, y se han sumado una decena, así que ahora podemos llevar muchísima más comida”, relata.

Cristina Oria cuenta que era reticente a publicarlo en RRSS porque no quería que pareciera una estrategia de marketing, “algo con lo que sacar tajada”

De hecho, Oria reconoce que era reticente a publicar en redes sociales lo que estaban haciendo, para que no pareciera una estrategia de marketing, “algo con lo que sacar tajada”. Pero un familiar la animó a hacerlo para llamar a que otra gente también se sumase. “Al hacerlo, Deloitte, mi mayor cliente, me llamó para participar, así que ahora estamos pudiendo hacer acciones mucho más importantes que llevar solamente croquetas y tortillas”, agradece. “Más que sustituir comidas, estamos aportando cosas que los trabajadores, que tienen jornadas tan interminables, puedan picar algo en cualquier momento: hemos conseguido, por ejemplo, longaniza, un palé de plátanos, zumos, 2.000 botellitas de agua, vasos desechables, una máquina de café… Y cada día va aumentando”. Asimismo, han iniciado un crowdfunding para que todas aquellas personas que quieran hacer una aportación, tengan a mano el canal para ello.

Organizándose para dar apoyo a los alumnos con la EBAU

Yoteayudoconlasele es una iniciativa para ayudar a los alumnos de 2º de Bachillerato a afrontar la EBAU en un año que va a ser más difícil de lo normal, ya que con la cancelación de las clases y el cierre de los centros educativos, muchos se están sintiendo perdidos a la hora de seguir el ritmo solos desde sus hogares. La idea nació de un grupo de 10 universitarios a los que se les ocurrió ofrecer sus apuntes y resolver dudas por Instagram a gente de su círculo cercano. Sin embargo, en cinco días tenían ya más de 20.000 seguidores en esta red social y solo en Madrid estaban llegándoles más de cincuenta dudas al día. Así que han tenido que ampliar el proyecto y ya cuentan con más de 500 voluntarios.

La idea surgió de un grupo de diez universitarios para ayudar a su círculo cercano, pero a los cinco días ya contaban con más de 20.000 seguidores en Instagram

Gracias a que uno de ellos estudia Ingeniería Informática, han creado una página web que lanzaron el 24 de marzo a través de la cual pueden dar cobertura de una forma más completa a los miles de alumnos que están recurriendo a ellos. “Hemos decidido incluir también clases particulares en streaming, para lo cual hemos podido reunir a una veintena de profesores que ya lo hacían a través de medios como Youtube y otros medios digitales”, cuenta Pablo, su responsable de comunicación, “uno de nuestros compañeros fundó una academia de clases particulares hace dos años y es el que se está encargando de hablar con ellos y gestionar todo el asunto”.

“Nuestra función es apoyar, no sustituir la labor de los docentes de los centros educativos, para resolver dudas gratuitamente a todos los que lo necesiten”, explicita. “Por ahora no nos ha costado dinero hacerlo, aunque sí mucho tiempo, pero estamos encantados”, celebra.

Asesoramiento legal ante la incertidumbre laboral

Paloma Martínez es abogada en Zaragoza y habitualmente trabaja con un bufete de abogados. Pero a raíz de los efectos económicos y empresariales que ha desatado la crisis sanitaria, mucha gente comenzó a hacerle consultas en materia de derechos laborales, sobre todo vinculadas a los ERTE. Entonces se lanzó a hacer una publicación en redes sociales en la que se ofrecía a dar asesoramiento completamente gratuito en en cuestiones de índole laboral y extranjería. “Tuvo una acogida muy buena, estoy dedicándole unas siete horas al día”, celebra.

“Dada la situación, mi idea era poder echar una mano, por eso me decidí a hacerlo gratis. No es el momento de ponerse a minutar, y además muchas consultas llegan de personas jóvenes, que viven solas y no saben cómo afrontar la situación ante la amenaza de quedarse sin trabajo”, alega. “Están en situaciones económicas complicadas, sobre todo por la incertidumbre del momento y todo lo que queda por venir, y necesitan saber si lo que su empresa pretende hacer es legal o no”, narra.

El mercado bursátil se detiene durante la pandemia

Paola Aragón Pérez

Paola Aragón Pérez

Estudió Periodismo y tiene un Máster en Análisis Político. Especializada en Economía Feminista y Políticas Públicas.

Continúa leyendo